martes, 8 de mayo de 2018

"Que se jodan"



Creo que ha sido en Alicante, como en tantas otras partes, donde Mariano Rajoy ha sido recibido con una pitada, semejante a las producidas en las finales en la Copa del Rey, por un grupo de jubilados activos que lo esperaban en las cercanías del lugar donde se dirigía a decir algunas palabras, sea dicho que esto de silbar a M. Rajoy y pedir su dimisión se ha convertido en una diversión de nuestra ciudadanía.

          Acompañaba al Presidente su sombra, a saber: la secretaria de Estado de Comunicación, la encargada de asesorar al gallego en todo aquello que pueda beneficiar su deteriorada imagen, algo harto difícil, aunque no imposible, en esta tierra donde se puntúa como el líder más valorado del panorama nacional a Baldoví, diputado nacional de Compromís, seguido de Alberto Garzón que va a conseguir lo que no logró Franco, la desaparición del PCE del panorama español.

          Pues bien, a la citada secretaria de Estado de Comunicación, señora Martínez Castro, comentó en privado con alguno de sus adláteres, refiriéndose al sonoro recibimiento de los jubilados a su jefe, “yo les hacía un corte de mangas, cojones, que se jodan”, frase, por cierto, que dista un infinito de la forma de expresarse de su jefe superior inmediato; pero la pillaron “in fraganti” y lo privado se ha convertido en público

          Si quiere dimitir que dimita, pero lo expresado por la “experta” comunicadora me ha hecho pensar, y bastante, cuándo decimos la verdad, si es al expresarnos en público o en privado en lo alto de un escenario o en el silencio perturbador de un lecho.

          Creo que en público todos mentimos, no solamente los políticos, sindicalistas u obispos y más, pero muchísimo más, cuando nos ponemos como ejemplo; ya saben la frase: “haced lo que ellos dicen, pero no hagáis lo que hacen”.

          Así que el problema de la señora Martínez Castro es que lo que ha “largado” ha sido en privado, o sea, donde se dice lo que se piensa.

          Es por ello que debe dimitir

3 comentarios:

  1. Ayy Presi como está el patio , don Mariano debe limpiar sus alrededores ,que los tiene muy,muy deteriorados.
    Me ha encantado tu definición de Alberto Garzón, ha estado genial y además coincido contigo en ésa apreciación que además es graciosisima.
    Besossss
    También besos para nuestra Ana Pastor que suele aparecer por aquí, nunca me olvido de ella

    ResponderEliminar
  2. Qué fuerte y qué poca educación que tuvo, pues le puede costar el salario a la señora y algunos aplaudirán. Abrazos, corazón, y besos para la princesa también.

    ResponderEliminar
  3. Llevo intentando comentar y ni caso. Vamos a ver si lo consigo

    ResponderEliminar