martes, 13 de febrero de 2018

Los bocazas de turno




Emergen últimamente los “bocazas” al igual que los hongos; se da con frecuencia, y C´s está en ello y los quiere premiar, que los delatores, por regla general, personas que tienen problemas con la justicia no tienen recato alguno en irse de la “sinhueso” con tal de intentar arreglar sus problemillas para evitar la entrada o la vuelta al trullo.

          Algunos de ellos, caso del señor Guerrero, ex director general en la Junta de Andalucía, no tienen vergüenza alguna en no ratificar lo dicho anteriormente cuando se ven delante de los de la toga y las puñetas; este “buen” ciudadano, aquel que aseveró que, referente a los EREs andaluces, se habían dilapidado tantos billetes como para “asar a una vaca”, ahora calla o dice que estaba presionado por los medios de comunicación y la policía.

          O el señor Granados, que después de estar más de dos años en prisión provisional, le ha venido de repente a la memoria que Esperanza Aguirre, Ignacio González y Cristina Cifuentes, lo sabían todo del caso Gürtel, y la última mencionada por sus relaciones sentimentales con el golfante de Ignacio; y curiosamente no ha salido ninguna feminista que tache de vil machista al tal Granados que, aunque no ha demostrado lo que afirma con papeles, ha dejado un reguero tóxico con su forma de expectorar.
          
         Como ejemplo de aprovechamiento mediático ahí tienen la entrevista de Jordi Évole con José María García, en la que se intentó poner en un aprieto al Rey Juan Carlos I, previo apaño de una llamada telefónica para saludar al “butanito” y que resultó ser una encerrona para hablar de temas por los que ya había pedido perdón públicamente al pueblo español; salva al Borbón que le colgó el teléfono al suavón de Évole, aunque este consiguió que el “butanito” se introdujera en una ciénaga al nombrar a un empresario cuyos apellidos comenzaban por la letra “uve” y terminaban en “erre”.

          Llamado a capítulo por un juez, el ex todopoderoso José María García hizo mutis.

          Otras cosas nos quedarán por escuchar en este lenguaraz país.

www.josegarciaperez.es            

2 comentarios:

  1. Qué cosas!! Hay que reír por no llorar, pero vaya culebrones que nos montan. Prefiero tus libros de poemas para mí tiempo libre, corazón. Gracias y tres besos.

    ResponderEliminar
  2. Y haces muy requetebién, pero un servidor se considera un cronista de la maldita actualidad; qué cosas.
    El trío de siempre.

    ResponderEliminar