miércoles, 7 de febrero de 2018

Diferencias políticas entre España y Alemania





Algo parecido a la envidia, sin saber a ciencia cierta la composición de tal alimaña, es lo que siento cuando veo a teutones y teutonas tras varios meses de tira y afloja llegar a un acuerdo de gobierno entre los democristianos de Merkel y los socialdemócratas de Schulz, partidos equiparables al Partido Popular de Mariano Rajoy y al Partido Socialista Obrero Español de Pedro López.

          Estos alemanes son escasos, dicen, a la hora de obtener de ellos una franca sonrisa, pero son únicos cuando se trata de ser eficaces. Lo han conseguido y ya gozan de la gran coalición a la que todavía le queda el trámite de ser aprobada por sus bases, confío que lo harán.

          Por aquí, ya ven, todos, léase PP, PSOE, C´s o Podemos a la espera de que cualquiera de ellos se equivoque un poquitín para atizarle, o atizarse entre ellos, un mandoble directo a la mandíbula para dejar KO a la primera de cambio al chulillo de la semana, así nos va por más propósito de la enmienda; es una lucha a muerte donde el blablablá adquiere caracteres de insensibilidad ante la precariedad social.

          Para botón de muestra basta con fijarse en la seria posibilidad, según expertos al canto, de que el ministro Guindos pueda ser elegido vicepresidente del Banco de Europa para hacernos una idea de la manera de ser de nuestra pelusilla política; Podemos, al que no se le puede pedir más de sí, está en contra de tal hecho, Ciudadanos parece que podría verlo con buenos ojos, pero el PSOE, queridos amigos, se ha tirado a degüello y amenaza con un voto negativo al tiempo que los socialista lusos apoyarán la propuesta y, cómo no, Margarita Robles, portavoz de Pedro Sánchez en el Congreso, ha tirado de la manta del feminismo para indicar que se perdió la gran ocasión de colocar a una mujer como candidata a tal puesto.

          ¡Y viva España!

3 comentarios:

  1. La mayor diferencia entre Alemania y España es otra: No esconden su Historia, aceptan su grave error, luchan por enmedarlo y avisan de no volver a cometerlo. Será la sombra alargada de la iglesia católica de perdonar pecados frente a la protestante allá, pero aquí es imposible un pacto similar cuando no están en igualdad de condiciones ni mucho menos. Seguiremos en el vagón de cola, santamadreiglesia

    ResponderEliminar
  2. Viva España, tú!! Somos como somos, diferentes. Tres besazos, corazón.

    ResponderEliminar
  3. Sobre la Iglesia pienso lo del obispo de Hipona, llamado Agustín, a saber: que era y es "santa y puta"; todo ello creo, seguro que me equivoco, nada tiene que ver con los pactos políticos.
    Besos, Mar

    ResponderEliminar