lunes, 29 de enero de 2018

Defendiendo a Rajoy, que ya es tener valor




Ya es tener valor, con los tiempos que corren, defender algo a Mariano Rajoy; deber ser que al cumplir uno los ochenta y dos años de edad el tristemente famoso “qué dirán” se relega a un séptimo puesto y se comienza a escribir lo que se piensa, que puede ser erróneo, sin importar demasiado sus consecuencias, entre otras cosas porque no hay ninguna más grave que la que queda por venir.

          Viene esto a cuento por la entrevista que don Mariano concedió a Onda Cero y en la que fue entrevistado por C. Alsina; durante su transcurso salió el tema de la brecha salarial existente entre el hombre y la mujer, tema al que el presidente parece ser, según las puñeteras ladillas sueltas por todo tiempo y lugar, le dio una larga cambiada al tiempo que con su cachaza dijo aquello de: “bueno este tema lo mejor no es tocarlo” o algo parecido.

          No debe confundirse a Rajoy con la CEOE o CCOO y UGT, él es el presidente del poder ejecutivo -como lo fueron Zapatero, Aznar, Felipe, Leopoldo y Suárez- y no tiene poder alguno para fijar los sueldos de los trabajadores, puede, eso sí, a servir de “puente” entre empresarios y sindicatos, y son a estas dos organizaciones a las que habría que otorgarles la responsabilidad del tema que comentamos.

          Eso sí, el Ejecutivo, con Rajoy hoy en día a la cabeza, es el responsable de los grandes o pequeños sueldos del funcionariado, y entiéndase por ello que de todos aquellos que dependen de nómina que extiende el señor Montoro; un servidor, maestro nacional, o sea miembro de un escalafón, no conoce a ninguna compañera, antes de Franco y después de él, que tuviese un sueldo inferior al mío… y así con todo el funcionariado en sus diversas ramas. O sea, el Ejecutivo cumple con sus súbditos el criterio de igualdad salarial.

          Lo otro, por favor, es “mejor no tocarlo”; la falta de fuerza sindical, la carroña empresarial, la economía sumergida son temas de nuestra particular galaxia.

          Buenas tardes, es un decir.


         

2 comentarios:

  1. Algo que tú tienes de sobra, valor. Un abrazo, corazón.

    ResponderEliminar
  2. Ya ni eso, tal vez temeridad
    Ya sabes, tres.

    ResponderEliminar