martes, 5 de diciembre de 2017

Vamos al lío (I)




Dicen que los ancianos son, somos, por aquello de la acumulación de vivencias, personas más o menos sabias; será por ello que siguen libres el 80% de los viajes que el Imserso tiene preparados para ellos, en su condición de jubilados, a Cataluña, especialmente a Barcelona, y es que la vejez requiere de cierta tranquilidad para persistir en aferrarse a la existencia, tranquilidad que ellos-nosotros no atisban en el ambiente de la ciudad Condal debido a la persistencia de un cierto ambiente enrarecido por “unionistas” y “separatistas”.

          Las elecciones que pueden, o no, devolver el “seny” -cordura- por las Ramblas y alrededores acaban de iniciarse con algunos sondeos que, si resultasen reales, podrían llevar a una repetición de nuevos comicios; todo ello entre un trasiego de personajes públicos entrando y saliendo del trullo de forma atropellada, los unos rezando en voz alta y los otros mediante un dineral proveniente de la llamada “caja de resistencia”.

          A todo ello hay un bombardeo judicial de mucho cuidado, pues el magistrado Pablo Llarena ha decidido retirar las euroórdenes dictadas por la juez Lamela contra Puigdemont y sus cuatro mosqueteros, retirada que supone el poder viajar libremente e ir a la ópera por toda Europa a excepción de España, lugar donde si se les ocurre pisar irán, previo juicio, a hacerle compañía a Junqueras, Horn y los Jordi; es una jugada magistral que les hará pensar a algunos de ellos si errar eternamente por el viejo continente o volver a la penosa España y echar mano a la citada caja de resistencia.

          Sobre los sondeos apuntar hoy que los resultados de las encuestas confirman por ahora a los “comunes besucones” como árbitros para decidir si hay gobierno o no, y como ellos, los podemitas, no llegan del todo a definirse ni ser definidos, se ve muy difícil que otorguen su voto a la derecha nacionalista del 3% o al PP del 4%, menos aún a los “naranjitos” o a los amigos de Pedro Sánchez.

          En fin, intentaremos pasarlo lo mejor posible, más o menos como un servidor cuando mañana mi Sevilla del alma se clasifique para los octavos de la Champions League; ¡toma ya!

4 comentarios:

  1. Visca el Sevilla!! España es un lindo país al que le sobran chupopteros y no hay insecticida que acabe con ellos, por desgracia. Barcelona está siempre masificada y los mayores que busquen tranquilidad pueden pasear por La Alcarria, como hizo D. Camilo. Yo vuelvo a Barcelona, corazón, y no pasa nada. Gracias,tres besos y disfruta del puente.

    ResponderEliminar
  2. Pues claro que no pasa nada por Barcelona, solamente tú, o sea: una especie de "torbellino" que todo lo arrasa con su saber estar, sentir y reír.
    Besos, tres, y uno constiticonal de parte de uno de los culpables.

    ResponderEliminar
  3. Soñaré con ellos, corazón, incluido el constitucional por el mérito que tiene. Gracias y abrazos suavecitos.

    ResponderEliminar