miércoles, 15 de noviembre de 2017

Nacida el 16 de noviembre




Corría el mes de noviembre del año 1961 y andaba un servidor, ya casado con la “pastora”, por Dos Hermanas ejerciendo de Maestro Nacional. Me encontraba solo en “mi casa de maestro” porque ella, la aludida, se había ido a parir, como ocurría en aquellos tiempos, en Melilla junto a su madre.

          Recibí un aviso de conferencia de mi padre y, lógicamente, supuse que me iba a comunicar el resultado del parto; a las cinco y media de la tarde en punto estaba en telefónica cuando se oyó la voz de una operaria diciendo: “José García Pérez, cabina número 3”. Hecho un flan atenacé el negro teléfono y antes que Fernando el de “la imprenta” dijese nada, yo me adelanté gritando: “Pepé, soy papá”; ello indica el estado de nervios que poseía; “Rosi, me comentó, ha tenido una niña”.

          Inicié el eterno periplo: Dos Hermanas, Sevilla, Málaga y rumbo a Melilla embarcado en el Vicente Puchol; ya en el hospital de la Cruz Roja jamás contemplé belleza más diminuta que aquella niña con su naricita respingona, su cabecita poblada, sus pequeñas manos y su blanca vestimenta acostada en un níveo moisés; me acerqué a la “pastora y con un leve susurro le dije al oído, para evitar posibles escándalos, el mayor y mejor piropo que una mujer puede escuchar: “te quiero más que a Dios.

          Han transcurrido cincuenta y seis años de aquel milagro que sigue latente, y es por ello que deseo rememorar hoy, por mañana, ese instante único de ver como posaban en mis brazos aquella criatura santa, buena sin alardes, ya madre y que nos ha regalado un par de nietas que, aunque bonitas, no llegan a alcanzar la serena belleza de Rosamary.

          Por ello, hija de nuestras almas, te felicito y nos felicitamos de tu advenimiento a este mundo que tú -gran madre, esposa e hija- lo has mejorado con tu presencia y tus actos en él.

          Felicidades, chatilla; y perdonen, amigos lectores, esta pequeña intimidad de nuestras vidas.

4 comentarios:

  1. Qué guapos!! Felicidades a los tres y que lo podáis celebrar muchos años. Me alegro mucho, corazón. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena, José. El milagro de la vida siempre emociona, si nos toca de cerca aún más. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias María José por tus palabras.
    Abrazos

    ResponderEliminar