martes, 14 de noviembre de 2017

Buffon




Buffon es el legendario portero de la selección italiana de fútbol y todo un caballero de pies a cabeza.

          En Italia el fútbol se vive de forma diferente al resto de naciones europeas y forma parte de las vísceras del pueblo italiano. El hecho de ser eliminada para el próximo mundial ha convulsionado a la sociedad italiana tanto o más que la Declaración Unilateral de Independencia del proceso catalán lo ha hecho con la española; más aún cuando ha sido una selección de tipo medio, la sueca, la que ha eliminado a los tifosis.

          La grandeza de Buffon ha crecido durante el principio y el final del encuentro entre italiano y suecos. Desde el principio porque los aficionados de la selección italiana acogieron con silbidos los acordes del himno nacional sueco mientras Buffon, único él, aplaudía a rabiar dicho himno marcando la diferencia entre lo que es elegancia y mala educación.

          Y hasta el final del partido porque Buffon lloraba desconsoladamente por la eliminatoria de la selección italiana y, tal vez, su retirada como guardameta de la citada selección.

          Creo que no son necesarias más palabras para valorar el inmenso ejemplo de Buffon a todo “bicho” viviente, muy especialmente a los valientes nacionalistas catalanes y vascos españoles que se entretienen en silbar el himno español cada vez que nuestra selección pasea su buen fútbol por tierras catalanas o vasca, o los equipos de fútbol de estas nacionalidades juegan la llamada Copa del Rey.

          Sé que este “copo” carece de valor para numerosos ciudadanos, pero un servidor se ha enternecido cuando vio a Buffon aplaudir el himno sueco mientras el mismo era silbado por los italianos.

          Claro es que “bufones sin hache existen por todas partes



2 comentarios:

  1. Qué perícolo, mamma mía!! Se vendrán a gritar y a silbar aquí. Lo que nos faltaba. Gracias y besos, corazón.

    ResponderEliminar