lunes, 2 de octubre de 2017

Todo es posible de empeorar




Marta Rovira, diputada del Parlamento de Cataluña y Secretaria General de Esquerra Republicana, lanzó hace un par de días el siguiente tuit al océano de internet: “En democracia, votar no es delito”. Tuit que fue rápidamente contestado con este otro: “Y follar tampoco es un delito en democracia, pero hacerlo sin consentimiento es violación”. Este tuit y su correspondiente respuesta vienen a resumir la triste y lamentable jornada del pasado 1-O en tierras del Reino de España.

Si nos quedamos solamente con algunas actuaciones de calado de las fuerzas de Seguridad del Estado, me refiero a la Policía Nacional y Guardia Civil, poca verdad añadimos a tan nefasto día pues de todos es conocido que los mencionados Cuerpos no se dedican a repartir caramelos a la hora de entrar en acción, aunque a uno de sus agentes nada más le faltó regalarle una piruleta a un descerebrado padre que portaba a su hijo a hombros en medio de la marabunta de porrazos que había en uno de los instantes de mayor tensión. Lo de los Mozos del Mayor Trapero es harina de otro costal pues recibieron aplausos, flores y hasta besos por la inacción ejercida, que no siempre es así según se ha podido comprobar en otras ocasiones.

Bien, dicho lo anterior que es lo que ha quedado en la retina de los que, como un servidor, estuvimos atentos a la retransmisión de tan aciago día, habrá que convenir que jamás se ha visto un atraco a la democracia -esa que dice y afirma que “un hombre, un voto”- como el ejercido por no sé cuántos ciudadanos que han votado las veces que les ha apetecido.

Ni censo, recuento oficial, junta electoral, interventores, sino venga amigo que llegamos tarde y al mogollón.

Y para más inri acabo de enterarme que a un buen número de policías nacionales, el director de un hotel de Calella (Barcelona) les ha dado de plazo hasta mañana a las 12 del mediodía para desalojar el lugar porque un piquete de vecinos así lo ha considerado oportuno.

Después llegará lo que nadie desea por ser “repe”, pero llegará.


7 comentarios:

  1. Como tú bien dices, triste, lamentable, y también vergonzoso por la violencia gratuita. Te hice caso y tuve cuidado, corazón. Gracias y tres besos. Mañana más.

    ResponderEliminar
  2. La violencia, corazón, no fue gratuita sino que estaba amaparada por el poder poder judicial. Lo gratuito fue lo de los mossos.
    Besos, cuato más uno.

    ResponderEliminar
  3. El poder judicial se creó para amparar la violencia? No lo entiendo, corazón. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. El poder judicial se creó para amparar la violencia? No lo entiendo, corazón. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. No. El poder judicial no ampara la violencia, corazón. Lo que otorga certificado de democracia real son los tres poderes del Estado, a saber, Poder Legislavivo (Cortes Generales), Poder Ejecutivo (Gobierno) y Poder Judicial (Tribunal Constitucional, Supremo) los cuales deben ser independientes uno del otro.
    Ha sido el Poder Judicial el que ha determinado que el Referendum Catalán es inconstitucional y, por ello, ordena al Ejecutivo (Gobierno) el que tome las medidas para que se toemn las medidas para que este, el Referéndum, no se lleve a cabo. La Guardia Civil (triste recuerdo el que tento tras el 23-F), a instancia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, actúa, tal vez de manera desafortunada, pero es por imperativo legal y no porque haya estimado que "porquesí"
    Cuatro besos.

    ResponderEliminar
  6. El que sabe, sabe. Gracias, corazón. Tus 18 horas con Tejero tampoco fueron afortunadas. Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Nada de nada, lo que ocurre es que aquellos guardia civiles, al contrario de estos, fueron contra el ordenamiento constitucional. Besos

    ResponderEliminar