domingo, 22 de octubre de 2017

¿España en estado de shock?




Echenique, uno de los grandes del universo “podemita”, ha asegurado que España se encuentra, tras la ya posible y segura aplicación del artículo 155 de la Constitución Española, “en estado de shock y con los pelos de punta por el Golpe de Estado anunciado por Mariano Rajoy”.

El estado de shock es una reacción emocional y fisiológica de gran intensidad ante sucesos altamente estresantes y traumáticos que o acaban de suceder o hemos conocido o procesado en ese momento. Dichas reacciones pueden incluir desde ansiedad, pérdidas de consciencia, visión en túnel, síntomas disociativos, rabia, ira, llanto, risa nerviosa, temblores, taquicardias o incluso una completa indiferencia y falta de reacción; los expertos ponen como ejemplo de “estado de shock” los efectos de una caída al suelo de una persona de avanzada edad: pues sí.

Lo más habitual es que o bien se presente un embotamiento afectivo y pérdida de habilidades cognitivas o bien una reacción histérica y/o agresiva ante el hecho; lo de los “pelos de punta” debe ser espeluznante y terrorífico, y digo que debe ser porque a un servidor por la muy escasa “mata de pelo” que posee le sería imposible de matizar.

Estado de shock, no lo sé con certeza, pudiera ser aquellos 20 primeros segundos de pólvora y plomo que pasamos los “creadores del candado del 78” ante la aparición del teniente coronel de la Guardia Civil, señor Tejero, durante el ya famoso día del 23 de Febrero de 1981; y también le pudo  ocurrir a buena parte de la población que, por si las moscas, permaneció encerrada en casa rezando, frotándose las manos o realmente preocupados; hoy me atrevería a pensar que nos faltó un par de Jordi que arengaran a las masas para tomar las armas del escrache y hacer alguno por la Carrera de San Jerónimo.

Pero como se atreve semejante parlanchín, refiriéndome estoy al señor Echenique, a afirmar que la población española ha perdido la consciencia, está poseída por la rabia, sufre de fuertes taquicardias y agudos temblores porque parece seguro que se va aplicar un antídoto constitucional contra los secesionistas catalanes a fin de terminar con la burla a la ley, a la convivencia y a una nueva clase de racismo.

Ya somos mayorcitos en edad y sabiduría.

www.josegarciaperez.es


3 comentarios:

  1. Yo me quedo con lo de la risa nerviosa porque me da cada vez que pongo las noticias. Mejor reír que llorar, corazón. Gracias por tu Copo y tus sonrisas. Tres besos y feliz semana!!

    ResponderEliminar
  2. Siempre, siempre es mejor reír que llorar; aunque a la sonrisa no le gana nadie.
    Besos, Ana

    ResponderEliminar
  3. Pues por una sonrisa linda de las tuyas te cuento lo que me acaba de decir mi primo cuando le he querido hablar de política:" Como budista andalú, admiro las técnicas Zen y la disciplina Tao. Lo hago todo Zen-Tao y me lo tomo con karma. Ole tu risa y el humor andaluz!! Un abrazo mimosón, corazón.

    ResponderEliminar