jueves, 10 de agosto de 2017

Manoseando a Blas infante




Hace unos pocos de años, por estas tierras, el escritor y ex parlamentario andalucista José Calvo -hermano de la que dijo que “el dinero público no es de nadie”- hizo unas declaraciones sobre Blas Infante y Andalucía en el sentido que el notario nacido en Casares había conseguido transformar la Andalucía cultural en política. El escritor malagueño Antonio Soler comentó la noticia argumentando que Calvo tenía razón a medias, pero que lo peor que pudo ocurrirle al llamado Padre de la Patria Andaluza es que había sido asesinado en vacaciones.


Y es que en la madrugada de mañana, hace ochenta y un años, Blas Infante fue asesinado en el kilómetro 4 de la carretera que conduce a Carmona por una pandilla de falangistas, corría, pues, el trágico año de 1936. No sé si es cierto que besó la tierra gritando ¡Viva Andalucía Libre!, porque la única constancia bibliográfica que existe sobre ese lema en boca de Blas Infante fue en el Ateneo de Sevilla tras presentar su libro madre “Ideal Andaluz”, allí fue donde  uno de los asistentes le increpó diciéndole que no estaba de acuerdo con la palabra “libre”, a lo que el malagueño nacido en Casares (Málaga) contestó que él quería una Andalucía libre de paro, miseria, explotación y humillación.


Creo, en contra de lo que argumentó Soler, que muy pocos han comprendido el legado que nos dejó Blas Infante y menos que nadie los Rojas Marcos, Pedro Pacheco y compañía, aunque ellos, al menos, al usar y abusar de él dieron a conocer que alguien había creado una red de Centros Andaluces y una teoría política muy difícil de aplicar en los tiempos que corren.


Por la mente de Blas Infante corría el pensamiento de que todos aquellos que creyeran que Andalucía podía redimirse mediante la creación de un Poder Andaluz se reunieran en torno a un Movimiento, no un partido, en el que tendrían cabida jornaleros e intelectuales, sindicalistas y políticos, maestros y profesionales liberales, poetas, etc.


Los actos que se celebrarán entre hoy y mañana, y cada partido “bailando” sus sevillanas, en torno a tan triste efeméride dejan constancia del fatal desenlace de su pensamiento, vean si no: unos, la Asamblea Nacional Andaluza de la mano del señor Altamirano coqueteando con Rufián el catalanista  para resucitar Tartessos  y otros, refugiándose en la trágica muerte , si lo desean asesinato, del joven malagueño García Caparrós, los “podemitas”, nuevos en esta plaza, pescando a río revuelto, el PSOE más preocupado por el lince ibérico que por Andalucía, el PP jugando a definir a esta tierra de María Santísima como “Realidad Nacional”, etc.


Un servidor de ustedes, harto de tanta hipocresía, bajará esta madrugada a la playa portando un rico pampero para ver si tengo la suerte de ver una estrella fugaz, o sea, un destello de esperanza que tenga cierto parecido al pensamiento del ilustre notario de Isla Cristina.




No hay comentarios:

Publicar un comentario