domingo, 20 de agosto de 2017

De terror y política




Parecer ser, según dicen los que llevan la batuta del atentado de Barcelona, que fue un imán el que produjo el cambio de mentalidad en los jóvenes musulmanes que llevaron a cabo la matanza en las Ramblas; parecer ser.

          Y que la cosa pudo ser semejante a aquella matanza de Atocha si no estallan unas bombonas de butano en una casa de Ripoll donde se “jugaba” a un cierto manipuleo con productos de satán. Hubo tres muertos en la explosión y se anda buscando en los restos de uno de los fallecidos pruebas que certifiquen la identidad del imán; ello, por favor, no quiere decir, en el caso de que fuese así, que todos los imanes son adoctrinadores del terror; pero con uno basta para estar mosqueado.

          Creo que mañana se va a celebrar una gran manifestación en Barcelona para demostrar que no existe miedo alguno para protestar por los cobardes atentados; las CUP, ya saben, la organización donde la mayoría de sus militantas lucen el mismo corte de pelo que Anna, no asistirán a dicha convocatoria si el Rey Felipe VI asistiera a la misma por financiar a los terroristas yihadistas. ¡Toma ya!

          Y mientras la Generalitat ha protestado ante la Embajada de los Estados Unidos de América por haber colocado una bandera española en señal de luto en Washington, el muy capullo Consejero de Interior de la Generalitat ha diferenciado entre víctimas catalanas y españolas; vamos que del terror estamos pasando a la política que, bien pensado, no deja de ser otra forma de terror más apaciguado.

          Este ataque terrorista ha venido a olvidar los sucesos de Sabadell cuando la concejala de cultura, para ponerse al día en la Ley de Memoria Histórica en lo referente al nuevo callejero, solicitó de un historiador que le diese una lista de calles que debían cambiar de nombre, y el historiador, es un decir, apuntó entre otros, que debían ser retirados de la circulación los rótulos de Antonio Machado, Quevedo y Goya, entre otros, por españolistas y anticatalanistas.

          España, con permiso de unos y otros, está de luto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario