sábado, 19 de agosto de 2017

Asesinos, psicópatas... sencillamente "terroristas"




Además de la I y II Segunda guerras mundiales, nacidas por motivos económicos y de expansión territorial, y alimentada la segunda por ideologías como el fascismo, nacismo y comunismo, Europa, cuna y madre de la cultura judeo-cristiana, se vio sumida anteriormente en guerras de religión y en tenebrosas y macabras tinieblas de caza de brujas, llámese Inquisición y derivadas, por cuestiones de fe ciega con olvido de la razón.

            Hoy en día, si exceptuamos algunos minúsculos grupos de radicales de la fe, el resto, millones de europeos saben -sabemos- perfectamente de la convivencia entre fe y razón, y si me apuran en demasía, apostamos más fuertemente por la razón que por dogmas y mandamientos que provienen de la organización llamada Iglesia, aunque esta intente apoyarse en los libros llamados sagrados.

            Tras el atentado en Barcelona corre por las redes sociales este mensaje: “Los terroristas no tienen credo ni ideología: SON ASESINOS… NO LO OLVIDEMOS…”. Personalmente, pero que muy personal, tengo la extraña sensación de intentar salvar de la quema a los terroristas que en nombre de Alá han creado el terror, que no el miedo, masacrando al paso acelerado de una furgoneta a niños de tres años de edad, mujeres de cuarenta y personas de la llamada tercera edad; como si nosotros, hombres y mujeres que pensamos, pudiéramos creer que todos los musulmanes fuesen unos terroristas.

            No todos los vascos son unos terroristas, pero sí aquellos de ETA que con credo e ideología enseñaron a más de uno -entre ellos me introduzco- saber lo que es el terror observando los bajos del automóvil, cambiando a diario nuestro normal caminar y pararnos en ocasiones para observar si seguía tras uno aquél que me encontré al volver una esquina.

            Queridos lectores estos, los que han perpetrado este acto terrorista y otros por el estilo, no son asesinos “a secas” sino terroristas que obedecen a ciegas algunos versos que dejara escrito el profeta Mahoma, por ejemplo ese que reza: Sura 4, versículo 74 del Corán
"¡Quienes cambian la vida de acá por la otra combatan por Alá! A quien, combatiendo por Alá, sea muerto o salga victorioso, le daremos una magnífica recompensa".

          Eso lo practica una minoría musulmana, pera esa “pequeñez” posee ·credo e ideología”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario