martes, 2 de mayo de 2017

Con flores a por mayo




Los sondeos de opinión publicados hoy tras el desatasco de la Operación Lezo y la vuelta al tajo de los sindicatos en el pasado 1º de Mayo, entre cierto aroma a cigalas por parte de alguno de ellos, señalan que el bipartidismo añejo baja en intención de voto, más acusado en el PSOE a pesar de la ciénaga popular, y la subida de los partidos emergentes Podemos y Ciudadanos.

         Cierto es que los citados sondeos han tenido como destino la Capital del Reino y la comunidad que la circunda, Madrid, donde la corrupción ha asentado sus reales y la política se ha convertido para algunos en una bicoca de enriquecimiento.

         Podemos no solo se mantiene sino que crece, y bien, sorpassando a su rival íntimo que se encuentra sumergido en unas primarias con un triunvirato donde la “hipotenusa” Susana puede alzarse con la victoria ante los “catetos”, palo corto de Patxi y el largo, pero que muy largo de Pedro Sánchez.

         Este último anda de “farol sostenido” chapoteando, sin remilgo alguno, en las entrañas de la unidad de España afirmando en todo sitio y lugar que “España es una nación de naciones y que Cataluña es una nación”, llegando al absurdo tal vez sin caer en la cuenta de lo que predica; Podemos, por su parte, es el único político que habla, sin complejo alguno, de Patria de los españoles y de la indivisibilidad de la misma en un discurso cercano a las tesis franquistas, pero amante que la “comunidad de propietarios” de cada territorio pueda celebrar su referéndum para saber si el patio de la casa es comunitario o particular de cada vecino.

         Asistimos al mayor estado de desolación política de la España contemporánea aunque hoy, ya con Mariano Rajoy en casa, la histeria pueda desaparecer con su tranquilizante presencia; o no, ya saben.


No hay comentarios:

Publicar un comentario