viernes, 7 de abril de 2017

La España del chiste




Ahora, aunque intuyo la causa, les ha dado a la Sexta y la Cuatro por invitar a sus tertulias a payasos -digna profesión-, humoristas y gentes que defienden la libertad de expresión a excepción, por ahora, de Ramón, Cassandra, para entendernos los que podamos.

         De aquellos tiempos del franquismo, oh Dios, en los que viví y malviví, recuerdo el mejor chiste que llegó a mis –hoy- deteriorados oídos.

         Decía así, claro es que contado entre penumbras y gentes de cierta oposición al señor Francisco Franco, “Un día el Generalísimo visitó la cárcel de Santoña –lugar donde estaban encerrados los rebeldes al régimen- y fue visitando habitáculo por habitáculo; en un momento dado, el insigne director del trullo indicó al Excmo. Dictador que en uno de ellos se encontraba encerrado a cadena perpetua el que inventaba los chistes contra S.E .y éste, dijo: ¡ábrase la puerta!. Allí se encontró con un gaditano al que espetó: ¿Es cierto que usted es el que inventa los chistes contra mi ilustre persona? No, dijo el gaditano. Y su Excelencia, por la gracia de Dios y el requeté, le contestó: “Si ahora se inventa uno lo dejo en libertad”, Curro, que así se llamaba el de Jerez, se puso firme ante el señor Bahamonde y, alzando el brazo, gritó. ¡España, Una, Grande y Libre!, y, acto seguido, bajó el brazo. Franco, ante el silencio de Curro, dijo: “Eso que usted dice no es un chiste”. Pues su Excelencia lleva razón -comentó Curro- pero no me negará que es un cuento como una catedral”, y dicen las malas lenguas que el Dictador lo dejó en libertad.

Esto sí, le parece a un servidor, que es un chiste en condiciones, aunque no sepa sí es de humor negro o morado, pero lo del Rufián de turno, que no llega ni a los tobillos -no digo al tubillo- a don Vito Corleone, es facilón y, además, no se juega nada por ser aforado por esa casta a la que desprecia, pero de la que forma parte-, y no digamos nada del andoba que se escancia dos coca colas de sopetón tras aconsejar al españolito de a pie que le haga boicot a semejante dulzura.

Pobre España la del chiste actual, por ejemplo la que ampara y se hace “afotos” con el terrorista Arnaldo Otegi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario