viernes, 24 de febrero de 2017

No vale la pena, Manuel




No vale la pena Manuel, Manolo, que yo pierda el tiempo hoy escribiendo sobre Iñaki, la Infanta, su sentencia y su cómoda vida que les espera en Suiza, paraíso para nosotros totalmente prohibido.

         Estarás conmigo Manuel, Manolo, que para qué vamos a perder el tiempo sobre la llamada “purga” de fiscales, gente que teóricamente defienden al pueblo llano que, según los “entendidos” en la problemática, está teniendo lugar en estos días de lluvia de barro.

         Qué decirte Manuel, Manolo, sobre el fiscal Horrach y el juez Castro sobre  el simplón cabreo que tienen ambos, cada uno en su misión, a la vista de la sentencia de las tres magistradas de turno.

         Y fíjate Manolo, Manuel, que la justicia ha dictado sentencia contra todos los beneficiarios de la famosa tarjeta del personal de Bankia, a saber: Rato el magnífico, Blesa el “tapado”, Virgilio el exministro socialista, y la tira, ya sabes: el personal del PP, PSOE, IU, CEOE, IU, UGT y CCOO, mientras nosotros, tú y yo, también nuestro común amigo “el Pollo”, estamos lampando por una tarjeta para poder aparcar por este vecindario cercano a la Virgen de la Zamarrilla, ya sabes: la del “Emilio” que se apunta a un bombardeo en las cercanas Cofradías.

         Y a ti y a mí qué nos importa este trajín de sinvergüenzas que van y vienen, se esconden y aparecen al ritmo de suculentos mariscos, bragas malvas, mordidas de Espinar -el papá del de Podemos-, compras de ropa interior que forman, y formarán, parte de nuestros eróticos sueños que jamás llegaremos a consumar.

         Lo nuestro Manuel, Manolo Martín, hombre noble, católico y hereje, es saber que mañana tú por bético y un servidor por sevillista, nos jugamos  gran parte de la Liga Santander; por ello, dejando aparte la liguilla de sinvergüenzas que pululan por nuestra santa tierra española, te has tirado un detallazo en la antigua calle Pellejeras, hoy Peso de la Harina, cuando en un acto de nobleza que te honra me has invitado a un heroico JB, eso sí, algo pobretón, pase lo que pase mañana alrededor de las seis de la tarde.

         Entiendan de una vez, capullos de la política, que por encima de lo que llaman política dos adversarios de verdad, uno bético y otro sevillista, se conjuran para seguir siendo amigos pase lo que pase; pero eso sí y que conste: paga el bético.

No hay comentarios:

Publicar un comentario