lunes, 13 de febrero de 2017

Hoy escribo lo que me place



Han sido malos días para el estómago, pero que muy malos. Demasiado ejercicio para el deteriorado miembro. Así que esta mañana me he levantado de muy mal humor. Manzanilla y poleo, revoltijo de infusiones mi corto desayuno. Ando desaforado. Doy vueltas y vueltas sorteando el ordenador. Sé que debo ponerme a la tarea, pero ni tengo ganas ni sé qué decir.

         He abierto un libro de mi autoría titulado “El Copo” -selección de columnas publicado en 1999-  para buscar una de ellas, cortarla y pegarla. Y todas me parecen malísimas y, especialmente, antiguas. Son papeles del otro mundo, virutas del tiempo extendidas en la vaciedad de la prensa escrita. De lo digital, no digamos nada, cualquiera sabe.

         De manera que, lo digo por mis compañeros de trabajo, lo nuestro, la opinión, puede llegar a entretener al lector, pero no es seguro. No hay pues que comerse el coco con lo filosófico y trascendental. Venimos a este mundo a echar un rato, a nada más.

         Hoy leo que cada vez es más acusado en determinados varones el complejo de tenerla pequeña. Eluden hacer pis o desnudarse en compañía de otros. Acuden a determinadas clínicas para someterse a intervenciones que les alargue el miembro un par de centímetros, ¡ay!, y abonan una buena cantidad de euros y la pilila no da para más. Yo no sabía nada de esto, pero ya les digo, rebuscando en papeles me encuentro con que existen también estiradores de la “cosa”. Ya ven que la pilila existe para el pis y para lo otro, o sea, que tampoco es que se  vaya por ahí presumiendo de paquete, tamaño y grosor.

         Me contaba el otro día un buen amigo, cuyo apellido silencio, que había un señor muy mayor intentando hacer pis en un excusado, cuando he aquí que entró un joven, sacó el mandao, meó mientras silbaba, sacudió a lo Torricelli y cuando iba a envainársela, el anciano lo detuvo y le comentó lo que sigue: “joven, llegará un tiempo en que comprobarás que es más gratificante mear que joder.

         Pues eso es lo que quería escribir hoy, lo que me place, echar un rato con el lector, en vez de tener que comentar lo de Iglesias, Rajoy, Albert o Susana, oh Susana.

Tiempo habrá para todo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada