domingo, 12 de febrero de 2017

Esto va de Congresos políticos, lo aviso




Es tal el hartazgo de la ciudadanía con la clase política, incluido el menda, que a buen seguro no pasará de media docena las personas que pierdan diez minutos en leer estas líneas; y sabiendo de antemano el fracaso que me espera y el bostezo que en estos momentos me aflora no tengo más remedio que aliarme con la maldita actualidad no sea que el director de este medio me tache de la nómina

         Ha pasado sin pena ni gloria el Congreso de Ciudadanos en el que, lo que son las cosas, se ha producido la mayor pirueta conocida en el mundo de la política española, a saber: el salto sin red desde un colectivo de centro derecha a la suma de un liberalismo progresista y de socialismo democrático, o sea, que no hay un dios, con mayúsculas o minúsculas, que sepa lo que significa a no ser que se tome como un pequeño chupóptero con ganas de atraer votos a su granero desde los talegos del Partido Popular y del PSOE; bien, allá ellos.

         Este fin de semana ha coincidido en fecha, nada más que en eso, los congresos del PP y Podemos, en ellos hay variantes para todos los gustos y disgustos según el analista.

         El primero está en el Poder y el segundo lo quiere asaltar bajo el nombre de Cielo, y quizá, no sé, cada día sé menos, es que el Poder sea el Cielo para muchos.

         El del Partido Popular ha sido dulcemente apacible y manso con el todopoderoso Mariano y sus cachazas, mientras que el del “asalto” ha tenido una cierta agresividad en los días previos y una “unidad de destino en lo universal” -no, no, no que eso era de José Antonio el de Falange-,  sino de unidad a secas, una y otra vez cantada y aplaudida por los inscritos asistentes, aunque los mofletillos de Iñigo no ofrecían dudas de su mosqueo ante el palizón de Iglesias, el besucón por excelencia; por lo demás ya se sabe: conservador el PP y bartolito de arriba y abajo, Podemos.

         Nos queda saber en qué terminará lo de Patxi, Pedro y tal vez Susana, oh Susana la del evangelio.

         Resultado: le han colocado una alfombra mágica al Registrador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario