martes, 3 de enero de 2017

Una nueva abuela Teresa




Pedro Sánchez, hombre osado al por mayor, prometió, hace ya más de un mes, coger su coche y visitar todos los lugares de España donde existiesen agrupaciones del PSOE  para ir dando a conocer a la militancia la “buena nueva”, a saber: “No es no y qué parte del no desea que  le explique”.

         O bien el buen hombre esta promesa duerme el sueño de Jacob o el “todoterreno” no está en debidas condiciones o todo fue un farol para amedrentar a la Comisión Gestora; digo lo anterior porque el que la pió como un imberbe en aquella insólita entrevista con Jordi Évole solamente ha girado visita a un pueblecito de la Comunidad Valenciana y a otro del Principado de Asturias, lugar este último donde ejerce su califato Javier Fernández, “jefe” provisional del partido socialista.

         A partir de ese instante el buen Pedro anda desaparecido o tal vez poniendo el automóvil a punto para trasladarse a Dos Hermanas, lugar donde reina el alcalde Toscano desde hace veinte años, y que se ha pasado con armas y bagaje para darle un repaso a la casta política, cuando él es uno de sus más fieles representantes.

         Para arreglar la situación, no se sabe quién o quiénes han abierto una nueva sede del PSOE a cincuenta metros de la oficial, ambas situadas en la mismísima calle Ferraz, como banderín de enganche de la nueva militancia socialista o de los cabreados con Susana y compañía; Mario, el delfín de Susana y Javier Fernández, está dando los primeros pasos para “empapelar” a sus nuevos vecinos por usurpación fraudulenta de funciones.

         Así las cosas, no es de extrañar que el PSOE tienda a un ejercicio cainita que pueda llevar a su extinción o a pagarlo más caro, si cabe, en unas próxima elecciones mientras Rajoy las ve de venir y las deja pasar con una larga cambiada de envergadura.

         Por ello se hace imprescindible que algún socialista cuentista, Pepe Bono podría ser, se invente, al igual que ha hecho el personal de “Podemos” una nueva abuela Teresa que les escriba una enternecedora epístola a la que contesten de forma lacrimosa y pueda enternecer el corazón de sus críticos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario