sábado, 14 de enero de 2017

Patxi López y Sergio Ramos




Patxi López anunciará hoy, por mañana, su candidatura a ser candidato a la Secretaría General del PSOE. Al ser, o haber sido hombre de confianza de Pedro Sánchez, todo parece indicar que el señor del “NO” no optará a la reelección para no restarle votos al señor López en lo que parece, o no, una atrevida misión contra la dama que todo lo cose, a saber: Susana Díaz.

         Patxi, por si no se entiende también atiende al nombre de Paco, fue el único lehendakari socialista gracias al apoyo del Partido Popular, dato que no se debe olvidar; y tampoco debe pasar al limbo del olvido que aunque, breve, ha ostentado el cargo de Presidente del Congreso de los Diputados gracias al apoyo de Mariano Rajoy y su ejército.

         Pues bien, a pesar de los favores contraídos por Paxti de cara al PP,
esta buena persona sigue emperrada en el NO a los de la gaviota y a la Comisión Gestora del PSOE, y que conste en que está en su legítimo derecho en tomar la posición que desee, faltaría más; así como en aguantar todas el ladrillazo de críticas que pueda recibir.

         A un servidor todo esto le importa, para qué engañar, tres auténticos pimientos pues mi vida depende de mañana en que mi Sevilla del alma se la juega con los poderosos jugadores del Real Madrid, se juega la honra de que los de Sampaoli les den un auténtico repaso a los chavales de Zidane “el potroso”, al tiempo que un varapalo a Sergio Ramos, el exsevillista que agarró el balón hace un par de días para lanzar el penalti de la vergüenza contra su Sevilla del “arma”, y después regocijarse con el empate de su nuevo equipo y chulear a los pacíficos “biris”.

         Claro es que mañana, por hoy, tenemos una nuevas primarias en el Sánchez Pizjuán para lavar la afrenta del que fue y ya no es por mucho que Manolo Lamas y su pandilla “merengona” se afanen en demostrar lo contrario.

         El que se pone unas calzonas, Sergio, o se presenta a unas primarias, Paxti, como hombres públicos que son y perciben buenos dividendos están obligados a aguantar lo no escrito, ea. Igual que un servidor por escribir estas cosillas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario