jueves, 26 de enero de 2017

Ochenta años más uno



Ochenta años más uno son justamente los espacios de trescientos sesenta y cinco días que mañana llevaré viviendo si la canina no se cruza hoy en mi camino.

Durante este paseo existencial he visto nacer y morir a un buen número de seres queridos, he vivido a un tiempo la ilusión y su contraria, he contemplado el marchitar físico del cuerpo que cubre mi espíritu y el deterioro mental de la compañera que acompaña mi tránsito hacia lo desconocido, he pasado hambre en aquellos tiempos de maestro escuela por el suburbio del Cerro Blanco y he almorzado en varias ocasiones con un Presidente de Gobierno, he creído a ciegas en el espíritu con mayúsculas y paso días en que esa visión se ha desvanecido, he gozado con la amistad de algunas personas y con la enemistad de los mismos, lo poco inmaterial que pueda tener se lo debo a la herencia moral de mis padres y a mi peculiar manera de entender la vida, he sido feliz en mi infancia y juventud, la madurez la he contemplado siempre desde una actitud crítica hacia esta sociedad anónima que nos ahoga, y un deseo de liberación de los demás ha formado parte de mi vida.

He quedado prendido con aromas de amor que me embargaron y he olfateado una balacera de pólvora que me envolvió durante un largo minuto, ha escrito en demasía de esto y de lo otro, o sea, del poder y del amor, del alcalde y el presidente, del pobre niño pobre y de los encariñados con la codicia y, faltaría más, del humanismo y la solidaridad.

He luchado, en la medida de mis fuerzas, por la dignidad de Andalucía y contra el abandono sistemático de un centralismo que la ignora.

En fin, como decía mi madre: “no he robado ni matado”, por lo que me siento bien conmigo mismo. Y ahora, cuando he llegado al “ochenta más uno”, me llegan rumores fundamentados de que determinadas personas están estudiando algunos de mis escritos para ver si son constitutivos de delito y, si fuese así, buscar la forma de empapelarme o enchiquerarme.

Pues, ea, sería un buen final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario