lunes, 31 de octubre de 2016

Quo vadis Pedro




“Quo vadis domine” es la pregunta que, según la tradición cristiana, el apóstol Pedro preguntó al “Señor” cuando huyendo de Roma por lo que pudiera pasar, éste, el nacido en Belén, contestó que volvía a la capital del actual Estado Vaticano para ser nuevamente crucificado.

         Nada que ver con la actitud de exsecretario general del PSOE que, en lugar de la cruz, toma un automóvil para recorrer los caminos de la Nación de Naciones, España, según piensa en la actualidad, para ir predicando la Buena Nueva de volver a tomar la batuta del liderato del Partido Socialista Obrero Español y predicar en todo tiempo y lugar que desea ser de nuevo líder del histórico colectivo para recomponer el puzle español.

         A tal fin se ha reunido con Évole para “echar” un café con él e ir contándole la ruta de mentiras que irá esparciendo por todas la agrupaciones socialistas a partir de que pasen los días de “Todos los Santos” y de “Los Difuntos”, el de él

         La verdad es que el café compartido con Jordi no tuvo ningún desperdicio ya que durante su transcurso, además de mentir como un bellaco y esparcir excrementos a toda pastilla, demostró la falta de cintura política de quien deseó, y sigue deseando, tomar la rienda de los destinos de España.

         Converso actualmente a “Podemos”, según se desprende de algunas de sus manifestaciones, no se debe olvidar que su deseo de ser Presidente de la Nación de Naciones se visualizó en el Pacto con Ciudadanos, deseo que se tronchó cuando Iglesias le hizo una peineta en toda regla; ahora Pedro cuenta otra historia, pero si poseemos todavía algunas neuronas en funcionamiento no podemos olvidar que desechó a los actuales amigos “podemitas” por ser populistas, hecho éste del que ahora se arrepiente.

         Asegura, ya era hora, que mantuvo conversaciones con los compañeros republicanos independentistas del “señor” Rufián y con los nacionalistas separatistas derechones y corruptos de los “hijos políticos” de Jordi Pujol; pero a pesar de todo, y sin hacer pucheritos teatrales, afirma que visitará toda España, incluye Andalucía, para buscar adeptos que lo aúpen a las altas cotas del poder socialista, y todo ello después de arremeter contra el “susanato” andaluz, Movistar, Alierta, el Ibex, Cebrián, Felipe Gozález, etc.

         Sin embargo, este Pedro, no confundir con el “pescador”, no ha reconocido ninguno de sus errores y/o falsedades, a saber, entre otras, haber perdido en todas las elecciones, el cerrojazo a un tal Tomás Gómez, su coacción en Galicia, las conversaciones soterradas con independentistas y, muy especialmente, aquella enorme bandera española que le acompañó en un mitin en Barcelona.

         Quo vadis Perico.


domingo, 30 de octubre de 2016

El que espera, no desespera




Al tiempo que veía detalles de los hombres de Cholo y muy pocos de los de Luis Enrique, el mando de la tele saltaba a la Carrera de San Jerónimo para visualizar de reojo la ya anunciada investidura de Mariano Rajoy como Presidente del Gobierno de España.

         En el último partido citado en el párrafo anterior, el “gallego” ha roto uno de los dichos más famosos de nuestro refranero, ya saben: aquel que afirma que “el que espera, desespera”. No le la ha importado al nuevo “presi” de España tener que acudir a dos elecciones generales, visualizar un pacto entre PSOE y C´s, escuchar mil veces al señor Sánchez decirle “NO, y que parte del NO es la que no entiende”, pasar (no sé si seguirá) por la corrupción de una parte importante de su partido en las Comunidades de Valencia y Madrid, etc., y tragarse toda clase de insultos sin perder la calma en su espera, tal vez haciendo realidad a la frase del político y masón Bartolomé Mitre que afirmaba lo siguiente: “El hombre que quiere, ha hecho ya la mitad del camino.”

         Pedro Sánchez no supo esperar; y además con su anuncio de renunciar a su escaño quiso, tal vez, restar protagonismo al hecho de la investidura de Mariano Rajoy; ya ven que hoy tiene una entrevista en el “Salvados” del suavón”, aunque buen profesional, Jordi Èvole.

         Además, el nuevo, ya viejo, presidente, es el único que tiene la llave de convocar unas nuevas elecciones en la mano a partir del próximo mayo, y ello ocurriría si la ciudadanía visualizara que el Congreso no sirve para nada ante una oposición cuya misión fuese la de crear la ingobernabilidad con un bloqueo permanente a las propuestas legislativas del Ejecutivo.

         Y en esto llegó el señor Rufián, valiente giro gramatical acabo de dar, para asustar a políticos y ciudadanos normales con un babear de odio que fue más allá de lo sencillamente humano, para convertirse en un anticipo del Día de Difuntos en su macabro juego de remover huesos de históricos socialistas.

         En fin, amiga Ana y queridos lectores, “fumata blanca”.



viernes, 28 de octubre de 2016

Las virutillas de ayer




Tras asistir a tres galenos bien diferenciados, pero vecinos en sus especialidades y a la espera de resultados tenía dos opciones, la primera disfrutar, en la medida que los permitiera la falta de mielina de mis extremidades inferiores, con dar un paseo por la bocana del puerto y echar un cigarrillo mirando al mar, o regresar rápido y en taxi para saber lo que se estaba cociendo en el Congreso de los Diputados; si fuese una persona normal me hubiese marchado a poniente para disfrutar de un maravilloso día, pero al no ser normal paré un taxi y marche a casa para vivir la cruda realidad que, no lo niego, me encanta, y cargué entre las pocas neuronas que van quedando todo lo que ocurría en ese lugar, medio sagrado y medio infernal, donde transcurrieron cinco años apasionantes de mi existencia por este mundo que ya tiende a desaparecer de mi vista.

         De oratoria parlamentaria entiendo algo, lo suficiente para afirmar que el gran vencedor del debate fue el “apestado” Mariano Rajoy que, con su “autoritas”, en el auténtico asalto del tú a tú sin casi papeles por medio y sin tomar un sorbo de agua -dice mucho de su tranquilidad- fue liquidando a sus dos grandes adversarios de ayer, a saber: Pablo Iglesias y el señor Tardà.

         Otros se auto inmolaron ellos solitos, especialmente Alberto Garzón cuando le echó en cara a Rajoy la pérdida de votos en las elecciones y él, Garzón, había contribuido a la pérdida de un millón de votos con Unidos Podemos y la volatilización de las siglas IU en las que se encerraba el histórico Partido Comunista de España que lo ha borrado del mapa. No quiso ser cruel Rajoy con Alberto, y lo trató como a un chiquillo de primaria.

         La retranca apabullante que sostuvo con Pablo Iglesias fue de tal maestría que el de los Círculos Morados no dejaba de beber agua ante la sequedad de su gaznate y, aunque tiene recursos demagógicos a toda pastilla, no le sirvieron de nada ante las cachazas del Notario.

         La entrada que le hiciera al diputado de Esquerra Republicana señor Tardà, después de que este le echase en cara su teoría del “miedo”, invitándole a que buscase un vídeo de su intervención y lo visualizase, al tiempo que fuese sincero y dijera si le daba miedo verse asimismo fue de antología, porque de antología era el rostro de terror que irradiaba el tal Tardà.

         Hay muchos días para ir al Puerto, pero son pocos en los que se puede disfrutar con la palabra frente a la fácil demagogia.

         Y no piensen mal, por favor.


miércoles, 26 de octubre de 2016

Del gobierno "ilegítimo" al "golpe" de Estado





Con demasiada ligereza tecleo para  escribir estas líneas antes de que Rajoy pueda dormirnos con el discurso previsto, pero soy vicioso acérrimo de estas lides insulsas donde casi todo se sabe y no tengo perdón; y que conste que si fuese cualquier otro líder del resto de partidos haría exactamente igual. Así soy, y así seré hasta que sea incinerado y mis cenizas, a pesar de lo que diga la Iglesia Católica, sean esparcidas, a ser posible, en la desembocadura del Río Piedras y jueguen con las olas atlánticas en ese “lugar donde el viento silba nácar”.

         Pero esta tarde lo que deseo es comentar algunas cosillas sobre ese “Rodea el Congreso” previsto para el próximo sábado, manifestación basada, según los convocantes, por la investidura de un “gobierno ilegítimo” a través de un “Golpe de Estado”; demasiado fuerte este razonamiento para mis deteriorados oídos.

         Vale que se manifieste todo el personal que lo desee, pero, por favor, busquen otra excusa (la del cabreo podría ser muy válida) y no jueguen con la demagogia y la mentira como parámetros para movilizar a la gente, lo de gente lo escribo porque está de actualidad el término.

         A usted, quizás también a mí, le puede desagradar al máximo que Mariano Rajoy pueda ser investido Presidente del Gobierno el próximo sábado, pero hombre, también mujer, de ahí a decir que si tal hecho se produce es ilegítimo me parece una auténtica barbaridad democrática propia de personas que confunden las churras con las merinas, o sea, “sus deseos” con la realidad.

         Y afirmar que tal hecho es similar a un “Golpe de Estado”, creo que es propio de una ignorancia supina. Si resulta que el sostén de la democracia es el voto libre y secreto en las urnas, bajo la gran fórmula de “una persona, un voto”, nadie en su sano juicio puede argumentar semejante falacia.

         Claro es que cuando algún que otro diputado, en este caso Alberto Garzón, define al Congreso de los Diputados como un “búnker”, la gente por aquello de la fe ciega en el líder es capaz de jugársela y, especialmente, si el líder promete salir del citado búnker para “echar” un rato con los suyos, como también ha prometido Pablo Iglesias.

         En fin, “locuras” más grandes veremos en esta próxima Legislatura.

martes, 25 de octubre de 2016

Manuel Alcántara: Encomienda de Alfonso X El Sabio




El Ministerio de Educación, Cultura y Deportes ha concedido al poeta y articulista malagueño la “Encomienda de Alfonso X El Sabio”, por la que se le reconocen todos los méritos suficientes para tan alto honor.

         Y es que el Maestro de tantos y tantos articulistas, Manuel Alcántara, es la última especie de escritor que se dedica a diario, sin domingos o agostos de por medio, a que la ciudadanía española disfrute de su columna diaria cargada de pespuntes poéticos y de una fina ironía que consigue obtener del vicioso lector de él una sonrisa diaria, porque nadie como Alcántara para girar la palabra a su antojo camino de la pulcritud y del buen hacer.

         Son muchos los años que Manolo y yo hemos compartido poesía, recitales y ginebras haciendo de juglares por estos campos de Andalucía y ahora que nadie me lee, y por ello lo escribo, el gusta más de ser poeta que de ejercer de columnista de todo aquello que le “echen”, ya sea boxeo -su gran pasión-, la maldita cotidianidad o la insulsa e hipócrita política de la que él, como nadie, sabe obtener esa pizca de humor satírico con la que algunas veces la dignifica y las más, la pulveriza, pero todo ello sin pertenencia a ninguna “cuadra” mediática que intente dirigir su creación, entre otras cosas porque la creación no tiene más director de batuta que el propio creador.

         Ninguno de sus lectores se encuentra en condiciones de definir a don Manuel Alcántara como un escritor de derecha o de izquierda, sino como un hombre que desde su atalaya del Rincón de la Victoria (Málaga) contempla el Mare Nostrum ,y desde la apacible bahía malagueña sazona de bendita sal la maldita actualidad de forma que, su palabra escrita, tiene ese sabor a espuma que lame la orilla y se complace en su reposo.

         Enhorabuena, Maestro. Sé que estos “trofeos” perturban tu espera, pero bendita sea la perturbación que te haga despertar cada día más.

         Buen día, poeta.