domingo, 31 de julio de 2016

El éxodo de agosto




“… ya todo está en calma, el músculo duerme, la ambición descansa…”, es una parte de la letra de un maravilloso tango del siempre inolvidable, por presente y tristón, Carlos Gardel.

         Hoy, tras la diáspora de millones de veraneantes que van y vienen (cosas de la crisis), podemos también entonar este maravilloso tango porque el músculo duerme, aunque debemos recordar que la ambición sigue trabajando al por mayor.

         La euforia, bendita ella, que, por unos momentos nos ha hecho olvidar que la canina, al igual que en el tango se cierne sobre los campos de Francia, está al acecho de usted, de mí y de nuestros hijos e hijas por estos páramos de España.

         Hoy nos llegan dos noticias contradictorias. Por un lado nos aseguran, no me fío ni de mí, que cerca de cien mil españoles se han acercado a ganar el pan con el sudor de sus frentes, bien de camareros o espeteros, y, por otro lado, esto sí me lo creo a pies juntillas, buena parte de los españoles está echando mano a la calderilla de sus ahorros porque la miseria del jornal no da para los treinta días del mes por excelencia de las vacaciones, aunque alguno, pasada la primera semana, dirá “como en casa en ningún sitio”.

         La ambición, pues, sigue trabajando a mansalva; y así el aburrido Mariano Rajoy, que tiene cierto trabajo durante este verano, nos avisa, y eso es de agradecer, que quizá tenga que pisar el pedal del afilador de tijeras durante este verano que es, si la gente tiene parné para pasar quince días en una playa con la nevera a cuestas, el tiempo tonto para que, mientras el bronceado embellezca la epidermis de ellas, porque el resto, ellos,  no tienen nada que hacer, él, Mariano, si el dúo Pedro y Albert sigue jugando al escondite con malas artes, nos queme hasta las entrañas con la aquiescente sumisión de la muchachada del PP que todo lo ve lógico

         Buen agosto para los agraciados, pues un servidor, si no lo remedia nadie está condenado a tragar “agua de fuego” en El Gran Vía de mis amores y a vivir y freírme en la Feria de “esta ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia” a mediados del presente mes.

         Tal vez ni la pise, y la viva dentro de El Corte Inglés a 23º centígrados.

         Suerte durante el éxodo.



sábado, 30 de julio de 2016

Manuel Ruiz y Remedios Ramos, comunistas




Remedios Ramos y Manolo Ruiz era una pareja de auténticos comunistas con los que me unía una sincera amistad, y digo unía porque Manuel, médico de profesión, se nos fue hace unos años a la edad de cincuenta años.

         Manolo ha sido uno de los hombres con los que he “tropezado” en la vida para enriquecerme con su diálogo pausado, consciente y concienzudo en una inmensa mayoría de temas; pasé con él horas y horas de charla hasta altas horas de madrugada en ese recinto de copas distinto a todos los que existen en “esta ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia”, me refiero a “Puerta Oscura” al que invito a cualquier amigo o amiga, a partir de las siete de la tarde, hora de su apertura, si se da una vuelta por esta “ciudad del precipicio”; fue concejal del Excmo. Ayuntamiento de Málaga por Izquierda Unida.

         Reme, así la llamamos, se encuentra ahora en esas funciones al haber sido elegida por la misma coalición; ella es más luchadora de la causa comunista que lo fue Manuel, quiero decir que se enfada más o así lo parece, diría, y no sé si acierto, más radical, ya saben, más fiel a las raíces de esa teoría política.

         Málaga, con su Ayuntamiento del PP a la cabeza, ha sido pionera en el tema de la llamada Memoria Histórica, y en el antiguo cementerio de San Rafael, fúnebre lugar de aposento de fosas comunes durante la incivil guerra que padecimos y que sigue siendo motivo de eternas discusiones, ya ven que un servidor que nació en enero de 1936, republicano pues de nacimiento, lleva la friolera de ochenta años escuchando hablar de aquella locura y, lamentablemente, lo que colea.

         Pues bien, parece ser que ha existido un lamentable error al intentar construir un parque canino, o algo así, que ha tropezado con el sagrado lugar de la fosa, ya convertida en monumento, y se ha armado un pequeño lío en el último Pleno del Ayuntamiento. Al final todo se ha arreglado y se pasó a poner nombre al Monumento al que había la posibilidad de denominarlo “De la Memoria” o “De la Concordia”.

         Reme era la más reacia a que fuese “bautizado” con el segundo de ello, pero al final accedió y, por fin, qué bonito, se denomina “De la Concordia”.

         Oye Reme, tenemos que tomarnos un café, ¿vale?



viernes, 29 de julio de 2016

Superando a Groucho y Cantinflas




Vicioso político que es el menda pues me tragué ayer diez horas de política de alto voltaje a pesar de que hoy, por cuestiones médicas, tenía que, y así lo he hecho, despertarme a las siete de la maldita madrugada para acompañar a la “pastora” a recoger unos análisis con visita médica incluida; vaya por delante que está como una perita en dulce aunque su memoria, y eso es bueno mientras yo posea mis cuatro neuronas en buena forma, se encuentre altamente deteriorada.

         Dicho lo anterior que ciertamente es lo más importante, paso a ofrecerles mi punto de vista sobre lo acaecido en la gira que los cuatro grandes de España, de los cuales dependemos por desgracia, hicieron a Felipe VI para ver la forma de poner el “motor” de la democracia, según Sánchez, en acción.

         Albert, chaqueta y corbata, contaría a SM que la gente le había mandado a la oposición y que, desde allí, realizaría en la medida de lo posible lo mejor para este conjunto de seres llamados españoles. En su rueda de prensa, tras señalar su veto al gallego, disertó sobre la abstención técnica y de su deseo de servir a la ciudadanía desde su mermada bancada.

         Pablo, vaquero e inmaculada camisa, relataría al “ciudadano” Felipe que no contaba con apoyos necesarios para asentarse en la Moncloa y que por ello su lugar era la oposición para ayudar a la gente, incluido Monedero y Echenique, entre otros.

         Pedro, mandíbula desencajada, optó por chivar al Rey que su fatal destino era la oposición y, convirtiéndose en director de orquesta de la lógica rueda de prensa, volvió a explicar su doctorado político en su ya famoso y repetitivo NO, y anduvo poco sonriente con la canallesca.

         Rajoy, enterado ya con la noticia de que todos sus adversarios habían decidido largarse a la oposición fue el que lo tuvo más fácil ante el Borbón por lo que le dijo que dado el deseo manifiesto de no gobernar por parte de los demás, a él le estaba dando un gustirrinín  por volver a tomar las riendas del gobierno, por lo que el hijo de Juan Carlos I le otorgó el “nihil obstat” y salió más contento que unas pascuas.

         Lo jodido, que se puede dar, es que el trío Calavera en el día de la posible investidura del Registrador, falten a la palabra dada al Jefe del Estado y envíen a Brey a la maléfica oposición; en cuyo caso, si la diputada canaria no lo evita, iríamos por tercera vez a las urnas.

         Pues bien, nos lo merecemos.




miércoles, 27 de julio de 2016

Degollado sin piedad




En nombre de qué y quién un chaval de diecinueve años de edad ha degollado a un hombre sagrado de ochenta y cinco años de edad, lo de sagrado es por su ancianidad, aparte de ser sacerdote.

         Que hablen los anticlericales, que escupan su alegría los pocos locos que se puedan haber alegrado de semejante felonía, que suelten su bilis los que odian a la Iglesia, sea esta de cualquier confesión.

         Allí, en Normandía, en un localidad de veinticinco mil habitantes, durante la celebración de una eucaristía a la que asistía el anciano sacerdote, dos monjas y dos fieles, el oficiante, el cura, por si algún analfabeto no sabe de lo que estoy escribiendo, ha sido asesinado a sangre fría en el mismísimo altar y, mientras ello ocurría, han filmado en vídeo una nueva pasión.

         Me gustaría saber en qué momento de la ceremonia se ha producido el acto predeterminado de acabar con el santo anciano, y digo santo, lo repito, por lo de anciano. Pudo ser en el ofertorio, o sea, en el ofrecimiento, o bien en el instante de darse el uno al otro la paz,  o en el momento de pedir el pan nuestro de cada día, pues mire usted que si ha sido cuando se ha ofrecido como víctima propiciatoria para solicitar el perdón para todos, cómo me gustaría saber si el asesino subió al altar cuando el anciano dijo aquello de mi paz os dejo, mi paz os doy.

         El chaval de los diecinueve años de edad no es un descerebrado, ni hablar del peluquín, era un asesino en plenas facultades mentales que con premeditación: lugar, persona, hora, cuchillo y vídeo sabía dónde iba a asestar el golpe de muerte a todo un colectivo creyente a su manera.

         No creo exista en este mundo, aparte de los suyos, alguien que se alegre por semejante acción; pobre de él si existiera porque nos encontraríamos ante un ser no humano imposible de definir por su manifiesta crueldad.

         Pero el mundo gira y gira entre letanías, aleluyas, blasfemias y el cruel y cobarde silencio, …silencio no sea que vengan a por mí.

         Pero yo, perdonen el protagonismo, ni callo ni perdono ni olvido ante semejante canallada.


        

martes, 26 de julio de 2016

¿Y por qué no?




El hombre del NO, Pedro Sánchez, tras conocer y aceptar algo mosqueado el vapuleo de las pasadas elecciones se retiró a ese paraíso de Mojácar para repensar qué hacer. Se enfundó en una gorra celeste para darle y darle vueltas al tarro, y al final decidió no dimitir ante la paliza recibida y tomó posesión de su acta de Diputado al Congreso. En el muy remoto caso de haber decidido irse a casa y ponerse a currar, pensó, es un decir, marchar con sus dos guardaespaldas, Hernando y Luena, hacia el destino que le aguarda y silencia, y que él y sus dos mariachis deben conocer.

         Las veces que lo he visto deambular como alma en pena por los pasillos del Congreso observo su rostro desencajado, tristón, mirada al infinito y cara de pocos amigos. Se ha enrocado en sí mismo, y ya tan sólo esperamos que Rivera, Albert, convenza al Rey Felipe VI para saber a qué atenernos. De momento ha pasado a la historia, y eso ya es importante en sí mismo, por ser el autor de haber conseguido, en partido de ida y vuelta, las dos grandes derrotas del Partido Socialista Obrero Español, lo que, bien visto, no es poca cosa.

         Tras su reiterativo silencio que, por cierto, se verá roto la próxima semana tras su visita al Rey, ayer acomodó su mensaje a las redes sociales enviando un whatsapp con guasa en el que dejaba caer esta frase: ¿Y por qué no?

         Lo que no se le puede negar al secretario general del socialismo español es su afán en convertir la política española en un auténtico film del maestro del suspense Alfred Hitchcock, pues España entera ha quedado en coma ante las posibles variantes que semejante pregunta enviada a nadie y a todos; es único en su proceder.

         Todos sabemos la causa por la que hasta ahora ha dicho No al claro ganador de ambas elecciones generales y, llevado al colmo de la fechoría intelectual, ha repreguntado en ocasiones: “Que parte del NO es la que usted no entiende”; pero la pregunta de la guasa, la que dejado en estado catatónico a la política española, tiene otro sentido, a saber, “ y por qué no… intentarlo de nuevo.

         Y creo que lo debe hacer; compañeros de viaje para llegar a La Moncloa no le van a faltar: Pablo, sus confluencias, IU, Compromís, algún canario, Ada, esa mezcla de catalanismo adobado por las CUP y los vascos del PNV y Bildu; todo ello con la abstención de Rivera y la canaria, y que se quede el apestado de Rajoy en la mismísima cuneta con sus ocho millones de españoles que lo votaron.

         ¿Y por qué no?