viernes, 2 de diciembre de 2016

Autoprólogo y justificación de "Ausencias" (VIII)





... Quizás por la labor realizada en Papel Literario, fui requerido por Julián Romaguera, director de DIARIO MÁLAGA, para ver si deseaba colaborar de forma altruista con una columna de opinión semanal, que después se convirtió en dos y, más tarde, en diaria; así comenzó mi etapa de columnista en la que sigo porque me da la vida, aunque no parné.

Pensando en qué título genérico podrían identificar a la columna, pensé que El Copo -arte de pesca netamente malagueño- podría definirla bien, pues al igual que la cantidad variada de pececillos que se arrastra al tirar del copo, podría ser un nombre propio de esta ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia por la mixtura de temas que podía tratar en él. También, aunque semanalmente, si no recuerdo mal, formaron parte de esa tarea Morales Lomas, Francisco Peralto, García Velasco, Alberto Torés y Benítez Villodres, se escapa a mi memoria si Sarria también formó parte de la tacada de columnistas, aunque creo que sí.

Tal serie de coincidencias nos llevó a constituir el llamado GRUPO MÁLAGA que inicialmente estuvo conformado por los nombrados anteriormente más Rafael Ávila, y posteriormente Antonio J. Quesada y el gran lector José Luis Amores; por internet circula otra historia que clasifica al GRUPO MÁLAGA en tres épocas, pero, creo, sobra la primera de ellas; claro que la última afirmación es un suponer pues no tengo constancia de ella.

Lo que sí aseguro es que nuestro lema fue: “si uno mete un gol, gana el equipo”, frase que venía a decir que dejáramos entre nosotros posibles egoísmos y vanaglorias personales, vicios propios del mundo de los poetas; qué buen recuerdo de aquella época en La Cabaña, pero rápidamente aquella consigna se vino abajo cuando uno de sus miembros se retiró del mismo cuando, sin explicación alguna -tampoco era preciso darla-, fue galardonado con el Premio de la Crítica de Andalucía; más tarde, otro miembro del Grupo, se largó sin motivo alguno que yo sepa y fue pregonando por todita Málaga y buena parte de Andalucía, especialmente por tierras de Almería, lo malo malito que es un servidor.

Quedamos en el sarao Morales Lomas, Pepe Sarria, Carlos Benítez, García Velasco y el autoprologado, y fue entonces que Quesada y Amores, con sus  incorporaciones  a Papel Literario, también formaron parte del grupo, aunque la presencia del segundo fue efímera dejó un grato recuerdo por el rigor de sus conversaciones literarias...

                                                                                                           Continuará

No hay comentarios:

Publicar un comentario