sábado, 26 de noviembre de 2016

Autoprólogo y justificación de "Ausencias" (II)




Como aquella afirmación el Presidente la pronunció en público y un ingrato silencio pesó en el ambiente, excepción hecha del regocijo de una persona de nombre Remedios Sánchez , pensé en dimitir, hecho que realicé mediante correo electrónico enviado al “presi” e ipso facto fue aceptada la dimisión sin un diálogo acompañado de una cerveza o un dulce ron pampero; así las cosas, comprenderán ustedes, si me leen, que cómo iba un servidor a solicitar del Presidente, que forma parte del póker de críticos literarios de España o de los asistentes a la citada Asamblea, un prólogo cuando no me agrada tensionar o subir la tensión arterial de los que considero amigos, menos a uno por su medida frialdad y a otro por saltimbaqui de un cargo a otro y pedir mi dimisión por los “madriles” de otra Asociación, la Colegial de Escritores de Andalucía de la que fui Presidente.

Pero lo anterior se podría decir que fue ayer, por ello deseo remontarme al principio de mi quehacer poético y relación tardía con la poesía escrita, porque soy de los que creo que se puede vivir en poesía sin haber escrito un solo verso; para conseguir tal cuestión solamente se necesita que aparezca “un no sé qué” que venga a cambiar la mentalidad de cualquier persona y nazca en ella el deseo de querer expresarlo; pero esa clase de milagros no siempre ocurre, sino que deben converger una serie de circunstancias para coger la pluma o afilar el lápiz o teclear en un ordenador para ver si es posible explicar el hecho en sí.

Ocurrió “porquesí”, el mayor de los porqués existentes, y deseaba expresar lo que sentía. El culpable de todo, al que nunca dejaré de dar gracias, fue Felipe González que, investido Presidente del Gobierno de España, se cepilló, valga la expresión, el Cuerpo de Directores Escolares al que un servidor pertenecía y, de repente, tuve que fabricarme un nuevo mundo para que el tedio no acabase conmigo; fue entonces cuando le di al manubrio de la escritura.

                                                                                                               Continuará

No hay comentarios:

Publicar un comentario