miércoles, 19 de octubre de 2016

Pensándolo bien, no sé...




Poseía ya una barba demasiado abundante y descuidada cuando decidí ir a una barbería para ser debidamente aseado; Emilia, la peluquera, inició una muy simpática conversación conmigo en la que, sin caer en la cuenta, me sacó la edad que tenía; cuando le comenté que mi existencia se encerraba en ese número orondo de los ochenta tacos, contestó lo que dicen todos aquellos que conozco: “eso, tal como está usted, lo firmaba ahora mismo”. Para qué llorar, me dije, y sonreí. Teniendo la cabeza bien, dicen los más osados, es lo perfecto; y es al contrario, poseer la sesera en debidas condiciones es lo más triste a esa edad, pues uno es perfecto sabedor de lo que puede acontecer a la vuelta de la esquina.

         Pero la verdad sea dicha, ya ni la cabeza funciona pues no recuerdo todo este trasiego de repetición de elecciones, investiduras, pactos, el no y la abstención y, muy especialmente, la actitud de “Podemos” durante este desaguisado que se encuentra a punto de finalizar.

         Quiero recordar que una de las veces que se habló de formar gobierno con Pedro Sánchez fue cuando apareció un grupo numeroso de “podemitas” ofreciendo al bueno de Sánchez, que por cierto se encontraba de cháchara con Felipe VI, su ayuda y apoyo si Pablo se hacía con la Vicepresidencia 1ª del Gobierno y los que estaban a izquierda y derecha de él serían ministros de la policía, ejércitos, espías y televisiones.

         Aquella osadía, por no decir caradura, fue lo nunca visto en democracia. Recuerdo que al final de la odisea de Sánchez “el del NO”, éste formalizó un pacto con Ciudadanos con el que se vinieron abajo buena parte de las quimeras de Podemos que, en vista de lo visto, votó “no”, igual que Mariano Rajoy, a la posible investidura del hoy defenestrado señor Sánchez.

         No quiero decir que PP y Podemos votaron conjuntamente, pero cada uno por distintas razones votó lo mismo; así que al señor Iglesias deberían recordarle una y otra vez que, gracias a aquel NO al PSOE, de aquí a poco tiempo vamos a tener a Rajoy como regidor de España que, dicho sea de paso, a un servidor le da exactamente igual.

         Sé que lo anterior se hace por pureza ideológica, pero todos más o menos somos algo impuros, o sea, humanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada