viernes, 23 de septiembre de 2016

Postularse: he ahí la cuestión




Cuando Pedro Sánchez afirmó aquello de “yo no me postulo para nada” estaba mintiendo al pueblo español, algo a lo que dicho colectivo está apacible y dulcemente acostumbrado con todo el espectro político; pero es que este señor dice sus cosas con tanta rotundidad y con esa pétrea faz que se hace difícil no creerlo, y es que además las repite una y otra vez.

         Pues bien, resulta que al tiempo que decía impasible y con rostro impenetrable el tema de no ir pidiendo apoyos, postulando, a derechas (PNV y la antigua Convergencia), a izquierdas (Podemos y sus confluencias) a los independentistas republicanos de Esquerra y al mismísimo Espíritu Santo, resulta que toda era una pantomima propia de un auténtico “filibustero” de la política.

         No sé si conseguirá llevar a efecto lo que tiene introducido en la chorla con un torniquete, tampoco es que me importe en demasía porque creo que la templanza y la responsabilidad asentarán su vuelo en el centenario PSOE para colocar las cosas en su sitio, o sea, en la social democracia europea.

         No será tarea fácil conseguirlo ya que estamos ante un hombre que ha tocado la erótica del poder y le agrada el sobeo de creerse superior a sus semejantes, y es por eso que está urdiendo toda clase de triquiñuelas para hacernos creer que nos podemos encontrar ante un cambio “progresista” con fuerzas que no lo son; casos de los nacionalistas del PNV y los antiguos compañeros de Artur Mas, y qué decir de los del binomio “miedo-seducción” que desean que la ciudadanía trabaje un año sin cobrar para salir del agujero del abismo económico.

         El cisco puede montarse en este país si a este ex jugador de baloncesto se le permite, por parte de los suyos, que introduzca a España en la canasta de sus deseos de emperador; dicho cisco ya está montado en el seno de su partido, pero él es quien tiene agarrada la sartén por el mango y ya saben que donde hay patrón no manda marinero, así que veo que los berrinches de algunos varones no van a influir en el que manda en los tiempos.

         Confío en que el “gran postulador”, o sea, quien tiene la auténtica potestad constitucional, Felipe VI, no envíe, si llegase el caso en que Sánchez conforme el baturrillo, el  papelito oficial a la Presidenta del Congreso y vayamos en la paz del Señor a votar en diciembre.


          

No hay comentarios:

Publicar un comentario