jueves, 29 de septiembre de 2016

La "ejecución" de la ejecutiva del PSOE




Es algo que se veía venir; creo que a nadie le ha cogido por sorpresa el golpe de timón que ha dado buena parte del ejercito socialista a través de su Comisión Ejecutiva al dejar en “pelotas” a Pedro Sánchez y sus afines.

         Lo cuchillos en el interior de los partidos políticos se afilan de forma desmesurada a la hora de buscar ciertos fines; un servidor, por propia experiencia, ha sido testigo de dos “matanzas”, las llevadas a cabo en UCD y el PSA; hemos quedado muy pocos para poder hablar de ello.

         El PSOE, bueno, parte de él, ha decidido acabar con el señor NO y ello puede acabar muy mal si no se buscan buenos cirujanos que puedan curar o coser las heridas que están produciendo en su tejido orgánico y humano el acoso y derribo de su actual Secretario General, que puede terminar en soldado raso y con gorro de preso.

         Estimación propia y personal, con todo el riesgo de equivocarme, es que Pedro Sánchez va a dejar de ser “piedra” para convertirse en un muñeco de trapo acaparador de toda clase de objetos que sus contrarios, los propios y los interesados, van a arrojarle sin piedad alguna; y en verdad creo que lo tiene merecido por intentar enrocarse en el poder a pesar de ser un claro derrotado en seis elecciones seguidas, llevando al PSOE a las más altas cotas de miseria electoral.

Mentir tiene un pase en política, pero engañar al pueblo en general y a los suyos en particular es difícil de perdonar, pero también no dar el do de pecho a la hora de no reconocer sus derrotas o, últimamente, escabullir el bulto en la elecciones gallegas y vascas han sido los desencadenantes de este inmenso barullo que puede dar al traste con un partido más que centenario.

Decir que no se postularía jamás para ser Presidente de Gobierno, y andar a escondidas con “podemitas” y “separatistas” para intentar sentarse en el sillón presidencial, mientras se bloquea a toda una nación por su empecinamiento puede y debe salirle caro.

Esperemos acontecimientos, pero  creo que su necrológica política está ya redactada.



No hay comentarios:

Publicar un comentario