martes, 20 de septiembre de 2016

El embarazo político de España




Y no me refiero al embarazoso estado político en que se encuentra la madre patria España, sino a que desde las elecciones generales del veinte de diciembre del año 2015 hasta el día de hoy, veinte de septiembre de 2016, han transcurrido nueve meses de vida, tiempo suficiente y exacto para que la citada madre hubiese parido un gobierno normalito que nos metiera en cintura.

         Esto, la patria, no es que no ha roto aguas, sino que ha hecho agua por todas partes. En tan sagrado tiempo, nueve meses, hemos ido dos veces a elecciones generales porque para chulo, nuestro pueblo que puede jugar a tirar por la borda una doble millonada en los tinglados de la “feria del pueblo” que hay que montar para que usted y un servidor, si es que lo hacemos, podamos ir a votar lo que luego interpretan los señores políticos como les da la real, o republicana, gana.

         Y no hay que alarmarse porque nos encontramos a punto de tener que asistir a la vergüenza de ver a nuestro vecino del quinto, el pobre en silla de ruedas y todo, camino del calvario de la Mesa Electoral en tiempos en que los rosquillos de anís y la matalahúva se hacen presentes.

         Nueve meses esperando confiados los unos a que Rajoy formalice un gobierno con Ciudadanos y otros a que estos últimos lo hagan con Pedro Sánchez, mientras Podemos se juega a cara o cruz su destino al tiempo que destierra con la palabra tiempos de la cal viva, y los independentistas sacan pecho para hacer valer el peso en oro de sus escaños.

         Eso sí, sus señorías andan entretenidos, a izquierda y derecha, como nunca: ya ven, me presento a las elecciones, estreno escaño, dejo el escaño, me vuelvo a presentar, el ex JEMAD Julio pierde las dos veces, y ahora qué pasará: ¿volverá de nuevo mi jefe de filas a presentarme  de nuevo? ¿Qué pasará con Tania?

         Esto no da para más; los más enterados dicen que habrá que esperar al próximo domingo para ver lo que ocurre en Galicia y Euskadi. Es, por tanto, cuestión de días. Tranquilidad, la madre patria dará a luz. Una nana, por favor.


        

No hay comentarios:

Publicar un comentario