miércoles, 7 de septiembre de 2016

De Soria a la noria




La guinda del ministro Guindos con su amigo Soria por el asuntillo del Banco Mundial tiene un fuerte sabor a gusanillo que asoma su figura por la manzana podrida; y a pesar de ello es casi seguro que las huestes de Mariano Rajoy volverán a ganar en las elecciones que casi con toda probabilidad se celebrarán el próximo día dieciocho de diciembre.

         Y es que al otro lado de la derecha existe un batiburrillo de intereses por coger un sillón en el futuro Consejo de Ministros de España que haría sonrojar al más pintado.

         Ahí tienen ustedes a Pedro Sánchez estableciendo una ronda de contactos con todos los partidos del arco parlamentario, a excepción de Bildu, para intentar convertirse en el desatascador mayor del Reino; hasta por hablar lo ha hecho con el prescindible Rajoy, todo sea por la patria.

         De repente, sin que nadie le haya postulado para ser investido como Presidente, se ha puesto a marear la perdiz subido en una noria de contactos que abarca desde el PP al infinito mundo del Grupo Mixto; él va diciendo que no pretende nada, y a uno le asalta la duda, creo que razonable, de sospechar que va ganando tiempo para resistir de forma numantina en la sillita de Secretario General del PSOE acompañado de sus lugartenientes Hernando y Luena.

         Los próximos resultados electorales en Galicia y Euskadi podrían ser el puntillazo de su negativa gestión al frente de su responsabilidad actual; intentar conseguir la cuadratura de círculo, o sea, que Ciudadanos, socio de pactos con PSOE y PP, acceda mediante una abstención a aupar a Podemos al gobierno de España se me antoja altamente difícil a no ser que el partido “naranja” desee totalmente el suicidio político; y si no es así, ¿acaso pretende el amigo Sánchez pactar con el separatismo catalán a cualquier precio?

         Tal vez lo deseable sería que siguiéramos con un gobierno en funciones por tiempo indefinido ya que, según datos fiables, la cuestión económica no va marchando del todo mal y, por ello, la caca sería mejor no menearla, dice un servidor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario