domingo, 21 de agosto de 2016

Toma y daca




Sé que no es lo mismo gobernar España que Madrid o la Comunidad de Valencia o Barcelona o Cádiz o un pequeñísimo municipio malagueño como Cartajima, por cierto que en la localidad últimamente citada es harto engorroso hacerlo porque cualquier “barbaridad” que cometa la autoridad al vecino con el que va a jugar por la tarde la partida de dominó, puede llevar a un cruel ahorcamiento del seis doble.

         Y dejando la anterior premisa en el frontispicio de este “copo”, no sé la causa por la que todos dan por imposible un pacto de PSOE con el “apestado” Podemos del silente Pablo Iglesias en el remoto caso que el “marianismo” salga derrotado en la inminente investidura; un servidor no lo descarta del todo porque esas formaciones políticas gobiernan unidas en un buen número de ciudades y comunidades del país y nadie se rasga las vestiduras. Ahí están los casos, entre otros menos sonados, de las ciudades de Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Granada, Cádiz, Alicante, etc., o algunas Comunidades Autónomas como Valencia, Extremadura, Cantabria, etc., donde con sus votos afirmativos o de abstención ambos partidos políticos han conseguido ser excelentes compañeros de viaje.

         Ya sabemos que las matemáticas están ahí y que la suma de ciento setenta y seis escaños es muy difícil de conseguir, aunque no imposible ya que desde siempre, o sea, desde los tiempos de Suárez hasta los de Zapatero, pasando por los gobiernos en minoría de Felipe y Aznar, el vampirismo nacionalista se encuentra al acecho para dar si tú me das; y aunque todo parezca que es cuestión del famoso referéndum catalanista de secesión, en el fondo del armario nacionalista, vasco o catalán, existe un libre mercado donde en el frontispicio está grabado a fuego: “yo te doy, si tú me das”.

         ¿O acaso creen ustedes que don Mariano no está hablando con algunos chicarrones del norte para ver qué pasa con lo suyo? Ocurre sin embargo que las elecciones vascas, ya a la vuelta de la esquina, o sea, cuando saquemos del armario la alcanforada gabardina, van a influir en este “toma y daca” que se traen entre manos los compañeros del PP y C’S.

         Claro que para “toma y daca” el nuevo Sevilla FC de Sampaoli que no sabe jugar a defender o a empatar, siempre a vencer. Ya saben: ¡hasta la muerte!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada