sábado, 27 de agosto de 2016

Posible revitalización del enfermizo bipartidismo




Todo parece vislumbrar que vamos a las terceras Elecciones Generales el próximo diciembre con la máxima de que “a la tercera será la vencida”; en fin, veremos lo que ocurre pero mientras tanto gocemos de un Gobierno en funciones cada día más delgado y con pocas posibilidades de legislar, lo que hace que le economía siga mejorando.

         El repetitivo “no” o abstención de Pedro Sánchez al PP de Mariano Rajoy y al de cualquier sustituto del gallego nos aboca a tener que depositar una nueva papeleta en la urna correspondiente; ahora de lo que se trata es de no hacer la puñeta el 25 de diciembre a los ciudadanos que conformen mesas electorales, y en ello están empeñados todos los partidos políticos porque ninguno saldrá beneficiado de tamaña “putadilla”.

         El PSOE sabe que debería facilitar, mediante una abstención, la investidura del hombre que camina de la forma más extraña conocida en el mundo, pero también sabe que su adversario “Podemos” le comería el liderazgo de la oposición; terrible problema, quieran o no, al que se enfrenta el socialismo español.

         Ciudadanos, el colectivo político de Albert Rivera, ha hecho todo lo posible por distanciarse del resto de partidos pactando en una ocasión con el PSOE, acto que le costó uno cientos de miles de votos, y en estos días intentando cerrar un acuerdo con el Partido Popular que le puede hacer perder otro puñado de votos por el ala más progresista de su doble alma; pero en fin ese es el lógico precio a pagar por intentar ser carne y pescado al mismo tiempo.

         “Podemos” parece diluirse algo después de aquel intento de “asalto a los cielos” y de la caída anímica de Pablo Iglesias, acrecentada tras escuchar la jota que se ha tirado el amigo Echenique, las marejadas que se están viviendo en Galicia y su amorío con el amigo Otegi.

         Rajoy hará del posible debate de investidura su primer mitin electoral que, con el beneplácito de Ana Pastor y el Reglamento del Congreso, puede servirle como pistoletazo de salida para el diciembre electoral.

         Todo apunta a una posible revitalización del enfermizo bipartidismo a costa de los “emergentes”.

En fin: ya veremos, o no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada