viernes, 5 de agosto de 2016

La margarita política




Yo confieso no saber nada de política de un tiempo a estos días en que el personal que se dedica a la “cosa nostra” va diciendo lo mismo y su contrario con total impunidad, mientras buena parte de la ciudadanía se embadurna de aceites y variados para broncearse, importándole tres cominos lo que ocurre por los pasillos del Congreso y en las reuniones secretas que mantienen unos y otros en un batiburrillo difícilmente definible.

         El PSOE, guste o no, se ha convertido en el artista principal de esta tragicomedia que envuelve a la nueva política; de él depende buena parte del futuro, ya saben, ir a las terceras elecciones o cualquiera sabe si a un gobierno con el silencioso Podemos y sus confluencias.

         Hay opiniones para todos los gustos y disgustos con respecto a Ciudadanos que juega como nadie a marear la perdiz y a que buena parte del personal invierta algún euro de más en Valium y Nolotil para saber el fin último de sus múltiples interrogantes.

         Parece ser que todo se arreglaría si Mariano tirara la toalla y se fuera a su casa de Pontevedra, pero no parece que ese es el deseo del gallego en funciones, sino más bien ver la forma de permanecer en La Moncloa durante un cierto tiempo; la verdad, que todos reconocen, es que en las segundas elecciones ganó las mismas de forma claro, aunque sin alcanzar mayoría absoluta y que el resto, perdió.

         De tal forma que el “ciudadano” Felipe le encargó que viera la manera de formar gobierno mediante sesiones de investidura; algo así como desganado el hombre accedió y propuso formar una gran coalición con PSOE y C’s, deseo que quedó en nada ante el NO reiterativo del señor Sánchez; se encomendó pues a Rivera que accedió a hablar con él y le propuso una abstención técnica en segunda vuelta que, sin duda alguna viene a ser algo parecido a la nada.

         Y Podemos mantiene silencio. Y un servidor no entiende nada aunque vislumbra en lontananza que vamos directamente a otras elecciones en las que puede ocurrir de todo, hasta que algún partido pueda casi desaparecer.

         Esto que he escrito hasta ahora reconozco que es una majadería; mañana, día en que creo que estaré en óptimas condiciones físicas y psíquicas, procuraré profundizar… pero el maldito terral no lo permite en el día de hoy.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada