jueves, 25 de agosto de 2016

De ayer a hoy... y Otegi




Ayer me encontraba enfadado y escribí un “copo” que no publiqué porque le di a una tecla y desapareció de repente; en él prometía no escribir de política hasta que don Mariano nos ofreciese su discurso de investidura, ya que la cosa pública estaba alcanzando una idiotez plomiza en la que no valía la pena perder un tiempo precioso.

         Sin embargo hoy, tras las elecciones del 16-J, ha ocurrido un hecho portentoso digno de ser proclamado a los cuatro vientos, y es que por fin, y tras más de dos meses de gorroneo infame, sus señorías han conseguido saber el escaño donde sentarse para aplaudir o patalear al orador de turno y pulsar un botoncito para votar.

         Esto no quiere decir que durante este tiempo de vacaciones en busca de la silla perdida no hayan cobrado sus honorarios, hayan tenido algunos, los más, unas excelentes vacaciones y hayan paseado sus cuerpos en taxis, trenes o aviones pagados por nosotros; así es la cruel y angustiosa vida del diputado o diputada a los que debemos respeto por ser auténticos representantes del pueblo español, siempre tan servicial y sumiso con sus delicados representantes.

         A esta exquisita delicadeza se le une el deseo enfervorecido del señor Otegi para ser elegido jefe supremo del gobierno de Euskadi a pesar de estar inhabilitado por la Justicia hasta el año 2021 para ejercer cargo electo; ya la Junta Electoral de Guipúzcoa ha declarado su inhabilitación, pero el ex presidiario está que se sube a las ramas por serlo, mientras “Podemos”, y en parte PSOE, apuestan por su posible habilitación.

         No creo, o sí, que la Justicia dé su mano a torcer y tengamos de nuevo a este “sale y entra y sale” de las cárceles españolas, aunque alguna vez algún intelectual pensó en que fuese Premio Nobel, dando sus arengas filoetarras para ser el conductor del pueblo vasco.

         En fin, cosas más raras se han visto.


        

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada