miércoles, 10 de agosto de 2016

11 de agosto de 1936




No por otra cosa asesinaron a Blas infante los monstruos de aquella barbaridad, sino por ejercer de andaluz. Al nacido en Casares, notario de profesión y estudiante de bachillerato en las Escuelas Pías de Archidona, lugar del que se puede afirmar fue el germen de su conversión a la regeneración de Andalucía al observar las interminables colas de jornaleros para recoger una sopa que les servían de alimento.

Por ello, en el “”Ideal andaluz”, libro matriz del nacionalismo andaluz que publicó en 1915, se puede leer: “Yo tengo clavada en la conciencia la visión sombría del jornalero. Yo lo he visto pasear su sombra por las calles del pueblo”

Creó los Centros Andaluces, lugares de debate y formación. Fue predicando la buena nueva andalucista por tierras de páramos, y pensó que el himno de Andalucía podía tener la música de aquel canto religioso que los jornaleros entonaban cuando dan fin a su jornada, canto llamado “Santo Dios”; y así fue.

En la Asamblea Andalucista de 1918, celebrada en Ronda, se aprobaron la bandera de Andalucía y el himno de esta tierra.

El 11 de agosto de 1936 un grupo de falangistas entró en casa de Blas Infante, fue detenido y asesinado en el kilómetro 4 de la carretera Carmona-Madrid; dicen que al ser abatido gritó ¡Viva Andalucía Libre!, pero vaya usted a saber si es cierto; lo sí lo es que durante toda su trayectoria vital luchó por ello y escribió por lo mismo.

En el año de 1940, para escarnio de la inteligencia, el franquismo dictó una sentencia posterior a su asesinato en la que queda escrito: “su ejecución fue debida a que se significó como propagandista de un partido andalucista o regionalista andaluz

En la actualidad, unos y otros, o sea, derechas e izquierdas centralistas juegan a ser poseedores de la herencia de un santo laico que, por ejercer de andaluz, cayó abatido a tiros en una cuneta.

            Dicen, y así consta en el Estatuto Andaluz que es el Padre de la Patria Andaluza, pero no existe Patria, e hijos tampoco.

www.josegarciaperez.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario