jueves, 9 de junio de 2016

Un "copo" muy cortito: no vale la pena



Con la cantidad de cosas que tengo que hacer desde este instante hasta que deposite el cuerpo entre las sábanas de la noche, no voy a perder en demasía el tiempo de intentar explicar lo inexplicable: la realidad de una España injusta, desigual e insolidaria.

         Resulta que en el Parlamento de Andalucía han unido sus fuerzas las dos formaciones “socialdemócratas”, PSOE y Podemos, para perpetuar el llamado “impuesto de sucesiones”, o sea, la felonía de mantener vigente que cuando la “pastora” y el menda la diñemos el gobierno andaluz, ese ente que presuntamente ha esquilmado cientos y cientos de millones de euros destinados a formación y parados, conseguirá que ante la posible ruina de que nuestra hija tenga que pagar una morterada de mucho cuidado a la señora Susana, mi chatilla tenga que renunciar a la herencia de sus padres “amasada” por años y años de trabajo.

         Te quiere ir ya, chiquilla Susana, a jugar con tu demagogia de igualdad andaluza a otros lares para catequizar por calle Pureza y El Tardón a tanto trianero de buena raíz.

         Si el bastión del PSOE, Andalucía, se pliega a “Podemos” mientras “Ciudadanos”, su apoyo moral, se hace el bizco mirando a no sé dónde, vamos a tener que emigrar a tierras del norte o del centro, Euskadi o Madrid, para que la carroña de lo público no finiquite la honradez de lo privado ganado a pulso y usando, como única herramienta, una tiza blanca en una verde pizarra.

         Así, y para que conste en público, os borro de mi agenda de presencias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario