domingo, 5 de junio de 2016

¿Está Pedro Sánchez noqueado?









A falta solamente de veinte días para que el pueblo decida con su voto qué posibilidades de gobierno existen en nuestro país, Pedro Sánchez, líder del PSOE, parece, por lo que se ve y no se ve, desaparecido en combate y echa manos del tal Luena para sacarle las castañas del fuego.

         Las encuestas que vienen publicándose estos últimos días dan como resultado que, bien o mal, el Partido Popular será nuevamente el partido más votado y que la unión de “Podemos” con sus confluencias, incluida Izquierda Unida, dejará malherido al PSOE del señor Sánchez, mientras “Ciudadanos” podría subir o bajar un par de escaños.

         Aunque el pescado parece vendido, el próximo 13-J, en el debate a cuatro que tendrá lugar, podría decidirse en parte el resultado final o un cambio de estrategia radical en alguno de los cuatro contendientes en liza.
De ellos, Rajoy es el que más puede ganar porque a poco que diga, y lo diga bien, puede atraer a algunos posibles abstencionistas y hasta conseguir que otros ciudadanos dudosos de su voto, acerquen éste al granero de la derecha; para ello tan sólo tiene que predicar moderación, constitución y algunas promesas que el electorado vea factibles.

         Albert Rivera me imagino que intentará birlar algún voto a PSOE y PP, hecho difícil de conseguir porque, exceptuando a algunos indecisos que todavía puedan existir, el ciudadano normalete tiene ya su voto bien achantado; Pablo Iglesias se pondrá el ropaje de voluntarioso socialista o, tal vez de social-demócrata, para hurgar más en el granero socialista.

         ¿Y Pedro Sánchez qué hará? ¿Quién es su auténtico adversario político? ¿La derecha que representa el PP o su hermano gemelo encarnado en Iglesias? ¿Contra quién tensará el arco el líder socialista? ¿Y Ciudadanos tomará la postura de tratar de formar lo que llaman un bloque constitucionalista? ¿Rematará el líder de Podemos al líder socialista?

         En fin, ese debate puede convertirse en el gran desastre para el PSOE de Pedro Sánchez, porque este PSOE no es el PSOE sino el de Pedro y, según barruntan numerosos analistas podría ser su fin, o sea, un nuevo PASOC griego que, guste o no, tiende a desaparecer.

         Claro que las sorpresas, que siempre son de agradecer, siguen existiendo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario