martes, 28 de junio de 2016

De la alcachofa a Teruel




Los nuevos políticos, o sea, podemitas y naranjitos, acompañados de sus adláteres de la Sexta y Cuatro se desternillaban de risa al ver al “leproso” Mariano Rajoy, durante la pasada campaña,  delante de un campo de alcachofas alabando semejante alimento y alentando a sus dueños a seguir exportando alcachofas a doquier porque ello generaba riqueza para España.

         Los que se reían antes, lloran ahora porque nunca comprendieron el guiño electoral que el “gallego” estaba ofreciendo al mundo rural para dignificarlo al igual que a los paseantes de Las Ramblas o Gran Vía. Existen los “catetos”, y a mucha honra, y seguirán existiendo por muchísimos años aunque exista una gran diáspora desde los desérticos campos de Castilla, sea León o La Mancha, Extremadura, etcétera, a las grandes ciudades de nuestro litoral.

         Y es que allí, en el campo de los grandiosos “catetos”, también existen votantes y votos. Mariano Rajoy, al igual que otros tipos de la “casta”, saben que por la Ley D’Hont -a la que Dios salve muchos años- tienen mucho que decir en unas elecciones aunque no tanto como en Madrid, Barcelona, Valencia o Sevilla, pongamos por caso. Y ellos, los “leproso de la casta”, saben bastante de los restos electorales a la hora de aplicar la citada ley. El que no sabe nada de eso es Albert Rivera que en los últimos días de campaña pedía o suplicaba que lo votasen un1% más de votantes, como si España tuviese nada más que una circunscripción electoral. Este, Albert, se ha visto superado sin saber todavía la causa por Mariano en la mismísima Cataluña obteniendo un escaño más que él. Le queda bastante por aprender, y es que se rodea de personal inexperto que no lo asesora debidamente.

         El último día de campaña todos los líderes cerraron la misma en la capital del Reino como es costumbre, pero lo que poco saben es que Rajoy estuvo a primera hora de la tarde en Teruel, que existe como dice FJL. Fue a Teruel porque había un escaño en juego que podía llevárselo “Podemos”, y allí se “batió el cobre” y logró mantener los dos del 20-D.

Y es que en España, guste o no, los escaños se ganan en la cruda realidad de la circunscripción provincial, pero algunos y algunas siguen sin enterarse de lo necesarias que son las alcachofas y la provincia de Teruel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario