miércoles, 15 de junio de 2016

Bueno, escribamos de "política"




Sin ganas de escribir sobre nada, me toca realizar un fuerte esfuerzo comparable al que se hace cuando sin apetito, uno sabe en su fuero interno que no tiene más remedio que comer algo si desea seguir viviendo y es que, al fin y al cabo, el escribir es lo único que me da algo de vida para seguir tirando del carro de la existencia a fin de que esta no finalice en el lodazal del tedio.

         Y puesto a elegir entre varios temas a desarrollar, nada más facilón que hacerlo sobre política por lo fácil que lo ponen sus protagonistas; todo comenzó con el que dicen “famoso” debate a cuatro y que no fue otra cosa que una mala puesta en escena y un rollo posterior que ha embadurnado la prensa escrita y digital para averiguar quién ganó el mismo con una vaga pregunta sobre la cuestión.

         Las cavernas mediáticas de izquierda y derecha han ofrecido sus resultados sin el más mínimo pudor a la inteligencia del lector que, “enviciado” en estas cuestiones, lee, según sea militante o pasota declarado, con rigor o puro cachondeo: siempre, por aquello de la salud, es aconsejable lo segundo.

         Al haber sufrido un triste paréntesis en mi vida durante unas cuarenta y ocho horas, no me puesto “al día” en estas cuestiones “vitales” de emergencia ciudadana y es por eso que hoy sé que a Ciudadanos le ha sentado muy mal que una dirigente de Podemos se haya subido a un coche oficial de un mandamás del PP para urdir una complicidad entre ambas formaciones políticas y, digo yo: mira que si se han dado un beso de amor.

         Sí leo con cierto énfasis que Jordi Sevilla, el que le dio un par de clases particulares a Zapatero para empollarlo en economía, así nos va, ha colgado en las redes sociales un tuit, o lo que sea, en el que aconseja que gobierne aquella formación que sea capaz de aglutinar más apoyo parlamentario, por lo que se ha armado una especie de marimorena en el océano de Internet.

         Ni salgo ni entro en la cuestión, pero dadas las circunstancias pudiera ser que la pinza o el alicate que han conformado Pedro y Albert, que según los sondeos podrían ser la tercera y cuarta fuerza política podrían, según la teoría de Sevilla y ole, las llamadas a formar gobierno en detrimento de la primera y segunda, PP y Podemos, que según el razonamiento de Jordi deberían abstenerse a no ser que en el coche oficial, el del PP, llegaran a un acuerdo la chica y el chico de ambas formaciones sobre el asunto de marras.

         Y es que realmente nuestros dirigentes son un rato listos.

www.josegarciaperez.es

        

No hay comentarios:

Publicar un comentario