jueves, 12 de mayo de 2016

Ideal y Osadía en Pablo Iglesias




No tengo muy claro si alguien afirmó que “el mundo es de los osados”, pero pudiera ser que sí y además, casi cierto. Sin embargo recuerdo que un hombre sencillo llamado Manuel Díaz, hace mucho años, me dijo que la historia del mundo bien pudiera denominarse “historia de los hombres que tuvieron ideales”, y seguía Manuel comentando que porque hubo un hombre que tuvo el ideal de la navegación descubrió el que llaman “Nuevo Mundo” y que, aunque tuviese muchísimos años, vino a cambiar buena parte de la historia, y continuaba Manuel hablando de Alejandro Magno, Fleming, Napoleón, etc., personas que poseedores de ideales claros hicieron girar la Historia.

         Claro es que el Ideal es una cosa y la Osadía otra bien diferente, aunque puede ser altamente positiva para la consecución de ciertos objetivos entre los cuales puede encontrarse “el asalto al cielo”, pura metáfora cuyo autor parece ser Pablo Iglesias, líder de “Podemos”.

         Y no me refiero al hecho de la unión o coalición entre Izquierda Unida y Podemos para acudir unidos el próximo 26-J a las Elecciones Generales; no, no es eso, y de hecho ya se ha visto en la provincia de Almería que “ideal” y “osadía” no son muy compatibles; lo digo porque el general Julio, antiguo JEMAD, le ha pedido a Pablo Iglesias que le buscase un puesto de salida para ser Diputado o se retiraba de Podemos, y Pablo rápidamente ha informado que iría de número uno por tierras santas de Carboneras (Almería); el personal de IU de Almería se ha visto traicionado porque ni es partidario de la OTAN y de los uniformes caquis, por lo que han informado a Garzón que ellos y ellas por ahí no pasan.

         Y es que el Ideal es uno y claro, mientras que la Osadía echa mano de todos los ideales para conseguir su meta; y así una vez es comunista y abandera la lucha de clases, en ocasiones la desecha y juega como el Bartolito a los de arriba y abajo, hay días que le da por ser socialdemócratas de Noruega al tiempo que amigos de Tsipras, y existen ocasiones en que son auténticos patriotas de España, pero no ven con malos ojos ser independentistas y compañeros de Bildu.

         Para qué hablar de la osadía que supone la mano, con garfio incorporado, que le ha tendido a Pedro Sánchez para ir juntitos al Senado; tema que, por cierto, es merecedor de un “copo” en exclusiva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario