miércoles, 13 de abril de 2016

En el Día Internacional del Beso




Dadas las circunstancias no está un servidor muy católico para celebrar el Día Internacional del Beso, ese que dicen duró 58h, 35m y 58s y que se dieron una pareja tailandesa según consta en los anales como modelo a seguir; uno prefiere el que llega porque sí y que, aunque permanezca, se va por la misma razón.

         Todavía en convalecencia, y precisamente por eso, no quiero dejar de escribir -cada día me cuesta más teclear- porque como siga en plan quejica sé que me vengo abajo y cada día que pasa es más difícil volver al ejercicio diario.

         Así que intentaré dejar unas pocas de perlas sobre este tinglado ciudadano que persiste en demostrar inequívocamente que, exceptuando al personal de Podemos que se besa a rabiar, estamos todos inmersos en una ciénaga de corrupción, a saber, desde aquel o aquella que no solicita del fontanero el IVA por la chapuza realizada al arreglar la cisterna hasta el Comité Central del Partido Comunista de China, pasando lógicamente por parte de nuestros queridos mandamases.

         Y que conste, por si los papeles de Panamá dan con mi nombre y apellidos, que un servidor tiene tres sombreros -celeste, hueso y naranja- de dicho paraíso pero comprados, lógicamente, en El Corte Inglés.

         Inmerso en el camastro y con los auriculares del transistor debidamente instalados en los oídos he sido informado de este ir y venir del ministro Soria por su empapelamiento en una de esas sociedades dedicadas a distraer la pasta del fisco, al tiempo que por tierras de La Alhambra, el alcalde de la villa -del PP por supuesto- parece que lo van a enchiquerar por un presunto pelotazo urbanístico, y qué decir del notición que la Sexta, a través de Diario OK que dirige un tal Inda, ha vomitado hoy sobre los 200.000 euros que el expresidente Aznar ha pagado, o tiene que pagar, al fisco por juguetear con los tantos por ciento por los que debía de haber abonado a Hacienda un poquito más de lo hecho.

         El personal, pase lo que pase, pongamos por ejemplo lo de Conde el de la brillantina, apunta en buena parte a Mariano Rajoy de los papeles de Soria en Panamá para qué decir, y piden la dimisión de MR y el cese inmediato del encargado de alumbrarnos.

         Pues bien, sepan que un Presidente en funciones no puede por ley nombrar o cesar a un ministro, otra cosa es que el empapelado dimita; pero eso por ahora es mucho pedir.

         Besos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario