viernes, 15 de abril de 2016

Donde dije sí, ahora digo bueno




El título de este “copo” viene a ser algo enrevesado, aunque menos que aquella frase de Mario Moreno “Cantinflas· cuando largó con su gran maestría este dardo dislocado: “No, sí: es que estoy en pro de los que están en contra, y en contra de los que están en pro”, para a renglón seguido colocarse su maravillosa gabardina, encasquetarse su sombrero y largarse con aquel pantalón que siempre parecía se iba caer.

         Hasta en lo físico tiene cierto parecido el ex ministro Soria con el actor mejicano si tienen ustedes la suficiente imaginación para cerrar los ojos y vestir al mandamás con el ropaje del monstruo que filmó Ahí está el detalle, pues un buen detalle ha tenido el ministro canario en renunciar como tal tras contemplar que la nariz le crecía y crecía cada vez que intentaba explicar que él estaba limpio de los papeles de Panamá, que a lo mejor lo está aunque esté empapelado, pues habría que estudiar si es legal o no el hecho de formar parte de una o dos sociedades dedicadas al arte de diluir impuestos, pero lo que está claro es que ha cogido las de Villadiego por contumaz mentiroso. Descansa MR de la penúltima escandalera que le sobreviene antes de tener que enfrentarse, posiblemente, al veredicto de las urnas.

         Hoy la UDEF, ese organismo del que Jordi Pujol, que sigue paseando tranquilamente por La Rambla, dijera aquello de: “La UDEF, la UDEF, pero qué coño es la UDEF”, pues bien ese organismo detuvo ayer al Secretario General del ya famoso sindicato, dicen que ultraderechista, “Manos Limpias” que se persona como acusación popular allí donde existe un atisbo de corrupción y de pasta boba que presuntamente pueda arañar con sus sucias uñas, pues parece ser que sus manos limpias finalizan en uñas con materia negrilla incrustadas en ellas.

         O sea, que “usted no se despreocupe” (Cantinflas), que vaya a saber lo que quiso decir el actor con esa frase, pero que yo repito porque la UDEF sigue que te sigue, con chaleco antibalas o no, intentando enchiquerar a todo sinvergüenza posible que se dedica a extorsionar a los pichones que caen en manos limpias, a los que empura judicialmente y, más tarde, les piden pasta a cambio de retirar la denuncia.

         En fin, como dijo Mario Moreno en su película “El diputado”: “Democracia, mire usted, según la lengua española traducida al castellano, quiere decir demo, como quien dice dimo y dimo con qué nos quedamos”.

         Buen día.



No hay comentarios:

Publicar un comentario