jueves, 4 de febrero de 2016

Un pasito hacia adelante y otro hacia atrás




Seguro que era de “la yenka” aquella letra, más o menos, de “izquierda, derecha, un pasito hacia adelante y un pasito hacia atrás”; pues algo parecido ha ocurrido con el resultado del Centro de Investigaciones Sociales (CIS), en el que derecha e izquierda (PP y Podemos) han dado un ligero pasito hacia delante, mientras izquierda y derecha (PSOE y Ciudadanos) lo han hecho hacia atrás, lo cual si fuese cierto no variaría casi nada el actual mapa electoral, más aún cuando todavía no se había conocido la “mascletá” del PP en Valencia y el deseo de ostentar la Vicepresidencia del Gobierno por parte de Pablo Iglesias.

         Dos hechos llaman algo la atención de este sondeo del CIS, en primer lugar el sato a piola que Podemos ha dado al PSOE colocándose delante de los hombres y mujeres de Pedro Sánchez y que Alberto Garzón, IU, sea el líder más valorado aunque obtenga un suspenso; esto último tiene una muy relativa importancia, pues no hay que olvidar que Rosa Díez y Durán i Lleida durante años ya lo fueron y en la actualidad han desaparecido del mapa político, camino que lleva Garzón bien por absorción de Podemos o porque no sume escaños en unas próximas elecciones si va por libre.

         El hecho de que Podemos supere en votos al PSOE le imprimirá mañana a Pablo Iglesias una mayor fortaleza y saque de pecho a la hora de pedir o exigir la Vicepresidencia e importantes Ministerios para los “morados”, no confundir, por favor, con las cofradía de los Morados de Alhaurín de la Torre.

         Las negociaciones que se están produciendo para la posible investidura de Pedro Sánchez no son como prometieron con luz, taquígrafos y televisiones por delante, sino que ya existe un caldo de cultivo, con humareda incorporada, que hace imposible saber quién dice la verdad; Ciudadanos desea incorporar al PP en el saco constitucionalista, el PP se niega a darle pan y sal al PSOE en lógica reciprocidad a la peste bubónica que Rajoy producía en las estructura corpórea del Secretario General del PSOE, por lo que todo hace suponer que Sánchez se verá forzado a girar a la izquierda, ya saben, Podemos, Mareas y los Vampiros separatistas a los que, parece unirse, Bildu y PNV con la “Ley de Consultas”, otra forma de definición del “derecho a decidir”.

         Así las cosas, lo mejor es aprender a bailar la yenka, bien para divertirnos o bien para ciscarnos en todos y cada uno de los protagonistas; aún estamos a tiempo, queridos compatriotas, de crear un nuevo partido cuyas siglas sean JJI, o sea, Junta de Jodidos Independientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario