martes, 16 de febrero de 2016

Ejerza la dignidad, ciudadano Pedro




Valiente órdago le ha endiñado Pablo a Pedro para que la investidura del segundo culmine con su elección como Presidente del Gobierno de España; y no lo digo por la ristra de peticiones que ha solicitado Podemos al PSOE para que en caso de existir acuerdo, algo que dudo razonablemente, el revestido de poder absoluto -CNI, CIS, TVE, BOE y otras menudencias- sea el señor Iglesias, sino por las exigencias de protocolo para intentar llegar a un acuerdo.

         Y es que ya no se trata del Ministerio de la Plurinacionalidad o el del Ejército o el de Interior en manos de Podemos, ni siquiera que el amigo de Carolina Bescansa haya puesto entre sus objetivos la celebración de un referéndum anticonstitucional en Cataluña que el Comité Federal del PSOE declaró como línea roja y, por ello, imposible de traspasarla.

         No es nada de eso, pues de lo que se trata es de la humillación que Pablo Iglesias solicita del candidato a ser investido, humillación que consiste en que antes de que se reúnan los “negociadores de España”, Pedro debe recibir a Pablo para empezar a hablar de bis a bis sobre algunos aspectos del documento “podemista”; y que si no pasa por su “arco del triunfo” -arco que la antipoetisa Dolors Miquel denominaría de forma no metafórica- dé por amortizada la negociación.

         Mi consejo, que lógicamente no va a ser leído por él, es que el Secretario General del PSOE sea digno y no un ingenuo pardillo; o es que no te enteras Pedro que Pablo va a por ti y a por lo que representas (PSOE), igual que fagocitó a IU; ya te mandató tu Comité Federal a no negociar, o sea, a no sentarte con Podemos para hablar sobre el referéndum independentista catalán.

         Me imagino, como humano que eres, que te bulle en la mente tu deseo de instalarte en La Moncloa para salvar a España de los problemas que acucian a sus habitantes; pero no te creo tan ciego de poder como para que no caigas en la cuenta que al señor Iglesias si le das la mano te la va a arrancar metafóricamente, pero políticamente de verdad.

         Ahí está mofándote de ti en toda la extensión de la palabra y hábilmente esperando que se convoquen nuevas elecciones para dar cuenta de lo que representas.

         Ejerza la dignidad, ciudadano Pedro.


        

        

No hay comentarios:

Publicar un comentario