miércoles, 3 de febrero de 2016

Aparta de mí este cáliz




Dado que el ganador de las elecciones celebradas el 20-D, Mariano Rajoy, ha declinado presentarse a la investidura por carecer de la mayoría  necesaria que lo aupase a tan digna responsabilidad, gesto que le honra, Pedro Sánchez, Secretario General del PSOE, ha sido mandatado por SM El Rey para ser investido Presidente del Gobierno, ¡Dios salve al Rey!

         Cuando se trata de alcanzar poder, más si éste es absoluto y generador de miles de puestos de confianza, la labor de alcanzar el objetivo allana posibles dificultades; y si a ello le añadimos que en política la mentira y el rollo macabeo gozan de cierta permisividad, no tendría nada de extraño que Sánchez, practicante de ambas cualidades, se hiciese con el poder Ejecutivo de España; de momento, y tras decir en más de treinta ocasiones un NO rotundo a balbucear alguna conversación con Rajoy, en el día de hoy ha largado que el PP se encuentra en su ronda de conversaciones; a tal propuesta el Partido Popular, si tuviese dignidad, le diría que nanay, que el pastel se lo coma él.

         Aquí de lo que se trata es de alcanzar 176 síes, mayoría absoluta, en una primera votación; y en segunda votación caso de no alcanzar el resultado citado sería suficiente alcanzar más votos afirmativos que negativos.

         ¿Y es posible alcanzar cualquiera de las dos situaciones previstas?, pues creo que sí por aquello de la “cortesía parlamentaria” que tuvo el PSOE con los independentistas catalanes, ERC y DyL, cuando en la Cámara Alta  les cedieron cuatro senadores para poder configurar grupos parlamentarios propios con huchas y altavoces incorporados; al tiempo que lo veo difícil cuando en la Mesa del Congreso, tras un pacto entre PP y Ciudadanos, ambos partidos obtuvieran mayoría en dicha institución a cambio de otorgar al PSOE la presidencia de la Mesa en la persona de Patxi López, ex lehendakari de Euskadi con el apoyo del PP.

         Aunque Sánchez se va a reunir con Ciudadanos de Albert Rivera para comenzar la partida de ajedrez, sabe bien que Podemos dirá que no a cualquier pacto con Cs, igual que también sabe que los de Rivera se negarán a cualquier pacto con Podemos, y a toda posible carambola el PP votará en contra.

         Lo lógico, por aquello del “progreso”, es que sumen PSOE, Podemos PNV e  IU con un total de 166 parlamentarios, aunque ignoro que tiene que ver el PNV con el entrecomillado de progreso, frente a los 162 de PP, Cs y algunos parlamentarios del Mixto.

         Como siempre, desde 1978 hasta nuestros días, con exclusión de las “malditas” mayoría absolutas, dependemos del separatismo catalán que, si hubiese sido coherente con su deseo independentista no se hubiese presentado a las elecciones de la “cloaca” española; ahora bien, los diecisiete diputados de Esquerra y la antigua Convergencia tiene cuatros opciones votar NO a los españolistas (?) y la investidura quedaría bloqueada o 1) votar SÍ, 2) abstenerse y 3) no aparecer por el Congreso durante esos días por una diarrea de cuidado; con estas tres últimas posibilidades, Pedro Sánchez sería Presidente del Gobierno de España.

         Si han llegado al final de este “copo” jueguen una porra con los amigos o realicen comentarios, sin olvidar que “amor con amor se paga”, vamos que me estoy refiriendo a los senadores prestados.

         Y es que me parto de risa.


        

No hay comentarios:

Publicar un comentario