jueves, 11 de febrero de 2016

A cuento del callejero de Madrid





Recuerdo cuando el alcalde de Dos Hermanas allá por 1956, uf, al tomar posesión de mi plaza de Maestro Nacional en dicha población me hizo doblegar la rodilla y jurar, delante de un crucifijo, fidelidad a los Principios Fundamentales del Movimiento Nacional o cuando a invitación del alcalde de Cártama, tenía que asistir por pantalones, a las seis y media de la madrugada al acto fúnebre de Falange Española con motivo del fusilamiento de José Antonio Primo de Rivera, qué tiempos aquellos de la represión.

         Como Franco murió en la cama, lo cierto es que casi todos los ciudadanos, unos más y otros menos, nos fuimos acostumbrando, a excepción de algunos grupos comunistas, a vivir, convivir o malvivir con la dictadura, y con ella realizamos, los que pudimos, nuestros estudios y tenemos todavía en nuestras casas en el baúl de los objetos olvidados el título que acreditaba nuestra carrera profesional, el mío, el del baúl, rezaba así: “Su Excelencia el Jefe del Estado Español, Francisco Franco Bahamonde, y en su nombre el Ministro de Educación Nacional, otorga el título de Maestro Nacional a José García Pérez”; no sé si este detalle me introduce en el saco de los “franquistas por omisión”, pero el caso es que, un servidor y millones de ciudadanos, fuimos educados en aquel sistema del que, ya con cierta edad, fuimos saliendo, pero en silencio, gracias a libros censurados, a una parte de la Iglesia y al mundo universitario; pero convivir, convivimos con alguna carrerilla delante de los grises.

         Viene esto a cuento por el listado de calles con nombres de “franquistas” que la alcaldesa de Madrid, la ex juez Carmena, ha encargado relacionar a la autollamada Cátedra de la Memoria Histórica de la Universidad Complutense dirigida por la profesora Mirta Núñez Díaz-Balart -cuya madre da la casualidad de haber sido la primera mujer de Fidel Castro, aunque ella no es hija del hermano de Raúl- para ser borrados dichos nombres del callejero de Madrid.

         La alcaldesa Carmena, militante que fue del PCE y que formó parte de la candidatura de dicho partido en las Elecciones Generales de 1977, ha tenido a bien desestimar parte de los nombres que el equipo de Mirta Núñez le había presentado para su borrado por lo que la profesora ha dimitido como borradora especialista de “franquistas”, entre los que había relacionado, para vergüenza nacional o al menos de la mía, a Manolete, Santiago Bernabeu, Calvo Sotelo (asesinado antes de nuestra incivil guerra), Muñoz Seca, Mihura, Manuel Machado, Álvaro Cunqueiro, Josep Pla o Gerardo Diego, entre otros.

         Aunque en ocasiones la alcaldesa Carmena se equivoca, en este tema que tocamos ha puesto los puntos sobre las íes.



        

No hay comentarios:

Publicar un comentario