sábado, 2 de enero de 2016

Balada de año nuevo




Cuando la secta raeliana -me santiguo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo- habla de clonar a Hitler para que sea sentado y juzgado en distintos banquillos de acusados, quiero rememorar aquel perdón del que hablaban mis abuelos.

         Hoy, cuando la locura de la desvergüenza se ha instalado en la Red, intento construir aquellas cosas que me decían mis ancestros.

         Cuando en la soledad de un despacho, cerrado a cal y canto, cualquiera puede navegar impunemente por el sacrilegio de ver mancillada la inocencia de los pequeños, yo recojo del suelo un trozo de pan, lo beso y le hago la señal de la cruz como hacían mis padres.

         Hoy, cuando se confunde el amor con un polvo o el cerebro con el sexo o la familia con una sociedad de compra y venta, he bendecido, como mis abuelos, los alimentos que voy a tomar.

         Cuando buena parte de la sociedad se aburre en sus mansiones, yo, con el hilo de mi imaginación construyo castillos de arena para que mis nietas disfruten, al igual que la señora Antonia hacía conmigo.

         Cuando la fe se encuentra en el despacho de un notario, en este día he querido sellar la seriedad de hombre de bien con un amigo con un fuerte apretón de manos, como me enseñó un viejo pescador: mi abuelo.

         Hoy, al anochecer, cuando el sol se esconda más allá del monte y la luna, romperé en ml pedazos una revista de “corazón” y leeré un poema de León Felipe, al tiempo que recordaré las historias de santos que recibíamos mis hermanos sentados alrededor de una mesa de camilla.

          Y esta noche, cuando apagué el televisor, recordaré el día que tomé un viejo poncho y desde una barca varada, al llegar la noche, lloré de alegría al ver el cielo y sus lindas estrellas tal como lo describían ellos, los sabios de entonces.

         Y pido a Dios que mantenga en mí la ilusión de seguir creyendo todo el legado que recibí de mis abuelos, padres y que yo, desde estas líneas, intento que no desaparezca de la memoria de los hombres de buena voluntad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario