sábado, 16 de enero de 2016

A Pedro Sánchez, líder del PSOE





Señor Sánchez, candidato socialista a presidir el Gobierno de España, alcance o no el honor de ser inquilino del Palacete de la Moncloa, siento la obligación como español y andaluz de dirigirme a usted a fin de mostrarle mis quejas por el fondo y las formas que le están acompañando en esa misión, legítima por supuesto, que ha puesto en ejercicio para alcanzar tal finalidad.

         No todo vale en política para lograr su deseo, y por lo que leo está usted interpretando en algunos momentos papeles que corresponden al Jefe del Estado cuando afirma que él, el Rey Felipe VI, debía haber recibido a la Presidenta del Parlament de Catalunya tras la proclama secesionista de la mencionada institución; su misión, la de usted, es intentar, sin usurpar funciones que corresponden a otros, llegar a su destino.

         Sé que la libertad de expresión es uno de los derechos fundamentales de la Constitución que nos dimos los españoles allá por 1978, por ello en estas líneas hago uso de ella; sin embargo, en política activa como la que usted vive, el fondo y las formas se encuentran situadas en los mismos parámetros de responsabilidad, y usted con sus declaraciones ha faltado a las formas, y creo que en parte al fondo.

         Tampoco debe usted dirigirse al actual Presidente de Cataluña con una mentira al afirmar que, mediante una reforma constitucional, arreglará la situación de ese territorio español con un sistema federal que llevaría a la desigualdad del conjunto de los hombres y mujeres de esta nación, porque usted sabe bien, o al menos debería saberlo, que no tiene usted los mimbres necesarios, escaños, para llevar a cabo esa promesa como así consta en la propia Constitución que nos dimos los españoles y que habla que para conseguir tal reforma son necesarios los dos tercios o tres quintos de los miembros de la Cámara, según qué aspectos sean los deseados para reformar.

         Cuando Esquerra Republicana, señor Sánchez, se niega a comparecer ante SM el Rey hasta que Felipe VI no reciba a la señora Forcadell, usted le hace el juego al “soldado” catalán -definición del diputado Tardá- prestándole por “cortesía” dos senadores para formalizar un Grupo Parlamentario en el Senado, dos senadores obedientes y sumisos a usted y al separatismo para servir de altavoz a la deseada República Catalana a la que usted financia con cerca de 300.000 euros que aporta el Senado a los Grupos Parlamentarios; otro tanto podríamos decir de los otros dos senadores del Reino de España que usted ha prestado de manera cortés a los nietos e hijos de Pujol y Mas respectivamente.

         No es de esa forma, señor Sánchez, como hace usted honor a la última letra de las siglas del partido que comanda, la “E” de España.

         Debe usted rectificar señor Sánchez porque dicen que rectificar es de sabio, aunque no creo que posea semejante actitud sino la perversa ambición de llegar a la Presidencia del Gobierno de España consiguiendo abstenciones parlamentarias abonadas con mi dinero y el de todos los españoles, pues es de nuestros impuestos de los que usted se vale para alcanzar sus fines.

         Tengo la sensación que no será ésta la única misiva que le envíe si persiste usted en alcanzar el poder a cualquier precio.

                                                José García Pérez
Miembro de la Orden del Mérito Constitucional



        

3 comentarios:

  1. La inteligencia es un proceso ciclico. Cuando te pasas de listo vuelves a empezar a ser tonto.
    El señor Sanchez ya va por el inicio otra vez.

    ResponderEliminar
  2. Josep, el español catalan, es mi marido, jeje.Lo estoy enviciando en tus Copos

    ResponderEliminar