jueves, 30 de abril de 2015

Ramón Germinal Bernal Soto




Hoy es 1º de mayo, fiesta o penuria del mundo del trabajo y veinticuatro horas antes de tal fecha se nos ha ido Ramón Germinal Bernal Soto, auténtico sindicalista de la UGT que exiliado de España llevó el espíritu de este sindicato por tierras de Francia y Brasil, y que regresó a España para presentarse por Málaga en las primeras elecciones democráticas, tan cascadas hoy por tirios y troyanos, Podemos y Ciudadanos.

         Ramón volvió a España para presentarse a las primeras elecciones democráticas, las que llaman peyorativamente “del candado del 78”, y que desembocaron en la Constitución que hoy tenemos y gozamos, aunque les pese a algunos, de forma activa como Diputado constituyente.

         La verdad es que si un servidor, compañero de constitucionalidad de Ramón, al tiempo que adversario político -él del PSOE y el menda de UCD-, fuese preguntando uno por uno o una por una al conjunto de ciudadanos de esta ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia, quién fue ramón Germinal muy poco de los malagueños existentes podrían dar fe de su existencia política, ciudadana o vecindaria; Ramón, al igual que otros luchadores de la democracia y por ella, ha pasado en este funesto conglomerado de malagueños al mayor de los anonimatos en contra, por ejemplo, de los pros y favores de Bandera, Soler, Alcántara, Teodoro y tantos otros.

         Pero un servidor, cronista contumaz e incansable de aquellos que dieron todo por España, además de una sonrisa rebuscada al calor del canto del Novio de la Muerte, una novela de pseudoadolescencia, de la maestría de escribir una columna de ayer y hoy o del juego de palabras sin sentido, no tiene más remedio, aunque sea por el amor propio de uno mismo, que abanderar a aquellos que, dando un paso adelante, dieron ejemplo de estar en la vanguardia de presentar sus cuerpos, nada sé de sus almas ni me importa, para decir en aquellos tiempos de incertidumbre, cuando el franquismo daba sus últimos estertores, aquí estamos.

         Se nos fueron en el más ingrato de los olvidos por parte de las autoridades presentes y pasadas  los parlamentarios constituyentes Antonio García Duarte, Ignacio Huelin, Francisco Villodres, Tomás García, Ramón Germinal Bernal, Francisco Román y Braulio Muriel sin que nadie, a excepción, de los más próximos dijese algo.

         Reivindico, hoy que todo lo de aquel tiempo se encuentra en entredicho, su honor y en ello y por ello me reivindico.

martes, 28 de abril de 2015

¿Chantaje?




El ex presidente de la Junta de Andalucía, ex vicepresidente del gobierno de España y ex presidente del PSOE, Manuel Chaves, ha señalado que los partidos “Podemos” y “Ciudadanos” están realizando chantaje a la actual presidenta en funciones de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, por solicitar las “cabezas” políticas de él y Griñán para poder formar gobierno en esta nuestra tierra andaluza; y creo que no le falta algo de razón porque, estén o no presuntamente pringados en el caso de los ya tristemente famosos EREs de Andalucía no debía de ser ese el único motivo para hacerle la peineta a la catequista de Triana.

         El ex presidente del Gobierno de España Felipe González ha afirmado contra viento y marea que “el nunca hubiese sacrificado a Chaves y Grinán” para que Susana pueda gobernar plácidamente; con tal declaración lo que hace Felipe es soltar una especie de bofetada política en la ejecutiva federal que preside Pedro Sánchez al tiempo que roza la mejilla de la dulce Susana.

         Griñán, con más elegancia, se ha despedido del Senado en el día de hoy al que, por cierto no volverá dentro de la cuota de senadores que corresponda al PSOE-A en el Parlamento de Andalucía.

         El ex interventor de la Junta de Andalucía ha declarado, a petición propia, ante el Tribunal Supremo que los ex presidentes de la Junta, los citados Chaves y Griñán, se volvieron de espaldas ante los informes que, sobre las presuntas irregularidades, les había mostrado a ambos.

         Chaves, y lleva razón, afirma que el escaño es suyo y que nadie se lo arrebatará, ahí incluye al secretario general del PSOE, señor Sánchez, hasta que no finalice, allá por noviembre, la actual legislatura; por lo que si “Podemos” y “Ciudadanos” mantienen su palabra de “honor” no habrá pacto para formalizar un gobierno andaluz estable o inestable.

         En vista de lo que dicen unos y otros o unas y otras, yo, en uso de mis facultades como escribidor –según dice La Novia Roja de la Prensa- me marcho a Córdoba para ver la forma de deleitarme escuchando poesía de la buena que, por cierto, no es otra que la que crea la poeta y Premio Nacional de la Crítica, al tiempo que Medalla de Andalucía, Juana Castro.


lunes, 27 de abril de 2015

La guerra de los de "la ceja"





            El mayor signo de identidad del ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero es el pronunciado arco de sus cejas, además, claro es, de meternos de lleno en la mayor crisis económica conocida por las clases medias y trabajadoras de España, esa nación que dijera él era “algo discutido y discutible”.

         Si la memoria no me falla y las cincos neuronas que me quedan en perfecto estado funcionan perfectamente, estaría por asegurar que fue la actriz Concha Velasco la primera del llamado mundo de la cultura que un día, en un festival o cosa así, arqueó dos sus dedos y se los llevó a uno de sus lindos ojos; fue en ese momento cuando emergió el grupo denominado “los de la ceja”, un amplio montón de intelectuales y pseudos, artistas y actores, cantores y cantautores que señalaban de esa forma su apoyo sin fisuras a las políticas de Zapatero, convirtiéndose en la avanzadilla de Bibiana, Pajín y demás lindas criaturas que conformaron el gabinete del conocido también por ZP.

         Ahora andan a la greña los que quedan de Izquierda Unida y los eternos simpatizantes del PSOE por saber cuantos de los llamados de la “ceja” siguen fieles al partido que colidera Pedro Sánchez o a los escombros de Izquierda Unida comandados estos últimos por el poeta Luis García Montero en el asalto al Álamo, Comunidad de Madrid.

         García Montero, antiguo bastión de la corriente poética llamada de la “Nueva sentimentalidad” o de “La experiencia” que tuvo cantidad de poetas seguidores de los llamados clónicos o de color sepia, ha contado ya en algunos de sus encuentros políticos con el apoyo de amigos que se enmarcaban en los llamados “de la ceja”; su compañera Almudena, el artistazo Joaquín Sabina, el roquero Miguel de los Ríos o el director de cine Pedro Almodóvar, entre otros.

         Visto lo cual, los pelotilleros de Pedro Sánchez, muy celosos con el tema han preparado para hoy, por ayer, una reunión en el Círculo de Bellas Artes para que se amontonen otros miembros del grupos de los de “la ceja” y arropen al ex fraile Gabilondo en su afán por ser Presidente de la Comunidad de Madrid y, entre otros, han prometido su asistencia Nuria Espert, Antonio Gamoneda, Manuel Vicent y el filósofo Emilio Lledó, personal más triste que los acompañantes de Luis.

         Si tuviesen ambas formaciones un poco de vista hubiesen estudiado la forma de que se hiciese presente en cualquiera de sus actos al “pequeño Nicolás”, personaje que hoy, y que me perdone el personal intelectual, goza de más tirón mediático que los anteriormente mencionados.

domingo, 26 de abril de 2015

Dos por dos son cuatro




Parece que el dichoso y pesado panorama político se va perfilando según encuestas al canto, digo según encuestas porque luego vendrán las urnas y pondrán a cada uno en su sitio; pero por machaconas en sus resultados parece que les tocará a ustedes soportar durante cuatro años -para esa época creo será pura fiambre- dos matrimonios políticos.

         Todo parece indicar y ya sin posibilidad de cambio que al Partido Popular y al PSOE le han salido dos tabardillos debidamente adheridos a sus respectivas ideologías; al PP los Ciudadanos de Albert Rivera para hacer más suave la guantera de la derecha y al PSOE el Podemos de Pablo Iglesias para convertir en más izquierdoso al neutro socialismo de Pedro Sánchez; de tal forma es así que todo parece abocado a un entente por la derecha y a otro por la izquierda.

         Ya queda bien poco, justamente un mes, para saber si me equivoco o no, aunque todo parece indicar dos casorios entre las cuatro formaciones, hecho que no sería malo en sí para el futuro de los españolitos ya que habría cierta estabilidad y, al mismo tiempo, podrían los viejos de la casta ir enseñando algo a los bisoños y estos, los aguerridos, podrían ir dejando parte de sus ambiciones en un fértil aprendizaje para pasar de aprendices a maestros en el arte de la alquimia política; pues tampoco es bueno arrojar por la borda toda la experiencia adquirida para convertirse en pura fogosidad.

         Si lo sabré yo que hoy hace la friolera de sesenta y cinco años que conocí a la niña más rica jamás vista por mis retinas las cuales hicieron tin-tin cuando vieron aquella figurita que se parecía a Romy Schneider; entonces sí que me comía yo, al igual que ahora Pablo o Alberto, al mundo. Pero todo fue suavizándose hasta llegar al momento actual en que hablamos por signos, vamos que con un guiño tenemos lenguaje suficiente para tirarnos tres días si decir ni mu.

         De manera que allá por el mes de María, cuando todos y todas vayan con flores a ella, en los altares de la política todo parece indicar que se van a celebrar los matrimonios anunciados, al menos los guiños y los tejos que se echan unos y otros parecen darme la razón
.
        

sábado, 25 de abril de 2015

Paco de la Torre




Con la profusión de partidos políticos y amalgamas de ciudadanos que se van a presentar a las próximas elecciones municipales es difícil, pero que muy difícil, que alguno de esos conglomerados se alce con la mayoría absoluta, a no ser que permanezca en la ciudadanía que fulanito de tal haya realizado una labor ingente por la ciudad que lo haga acreedor a tal alta distinción y responsabilidad.

         Aunque no son muy positivas las relaciones personales que mantengo con el actual alcalde de esta ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia, Francisco de la Torre Prados, tampoco negativas sino simplemente que no existen, no tengo más remedio que afirmar que, salvando algunos errores que haya podido cometer -y quién no- en su labor como edil mayor de la Plaza, ha sabido dar a Málaga una proyección nacional e internacional en diferentes sectores de los que carecía antes de su advenimiento a la silla mayor de la Casona del Parque.

         Cierto es, como se dice, que en “la municipales” se vota más a la persona que a las siglas del partido político al cual pertenece el candidato o la candidata; por eso no es de extrañar que desde distintas plataformas culturales y políticas, sabedores de ese fenómeno, estén empeñadas en atacar a la persona “Paco de la Torre” en lugar de al Partido Popular, lo que lógicamente podría tildarse de propaganda “ad hominem” propia del mas puro estilo nazi, estilo que consiste en destrozado al hombre puede quedar hecho añicos lo que representa políticamente.

         No es la primera vez que se intenta deslegitimar a Paco de la Torre por su pasado al frente de la Diputación de Málaga en tiempos del franquismo y sus últimos coletazos, cierto es, pero tan cierto como que el sector más duro de dicho sistema se encargó de finiquitarlo y triste es, al mismo tiempo, que no se reconozca la gran labor que realizó al frente de dicho órgano supramunicipal.

         Paco de la Torre encarna la figura del hombre nacido para la gestión pública; es un caso parecido al mítico Paco Fernández Ordóñez con sus ronroneos franquistas en el INI, los ministerios de Justicia y Hacienda con UCD y, por último, con el de Asuntos Exteriores en el PSOE.

         No deja de ser curioso que ambos “Paco” fuesen, en aquellos tiempos de albor de la democracia, fundadores del Partido Social Demócrata, uno en el ámbito nacional y nuestro actual alcalde en el andaluz.

         Así son las cosas por más que pese a algunos.


           

jueves, 23 de abril de 2015

¿Saldrá vivo el PP?




Ustedes, queridos lectores y lectoras, pueden creerme o no pues la cuestión es suya, pero les doy mi palabra de honor, no otorgada por mor de nadie, sino mamada en el pezón de mi madre, que he estado, antes de iniciar este “copo”, haciendo un recorrido exhaustivo por toda la prensa digital desde ABC hasta Info Libre, pasando por Diario Crítico, Público, El País, Mundo, La Razón, los dos Confidenciales, Periodista Digital, El Semanal Digital, etc., durante un par de horas, las mismas, por cierto, que esta mañana le he dedicado a La Sexta y La Cuatro en el intento de buscar una noticia que pueda ser original y del agrado de ustedes; pues bien, he fallado en el intento. Durante todo ese tiempo dedicado a ustedes lo mejor con lo que me he topado ha sido una frase del maestro Manuel Alcántara diciendo que el mandamás de la Agencia Tributaria, durante su comparecencia de ayer en el Congreso de los Diputados, ha demostrado “un lenguaje más basto que un condón de esparto”, por lo que les puedo asegurar que ha valido la pena el esfuerzo.

         La somanta de palos otorgada, salvo algún verso suelto, al partido de comanda Mariano Rajoy es de tal envergadura que si sale vivo y coleando, aunque perdiendo en el municipio donde naciera Fray Leopoldo, sería ya una victoria más que histórica.

         Y no digo que no se tengan merecida la metralla que, sin tapujos y silenciadores, les endiñan a babor y estribor más la que proviene de ellos mismos contra ellos mismos; pues la tienen ganada a pulso y me quedo  corto, pero de eso a la “matanza” de San Valentín que se esta pergeñando por unos y otros, sin olvidar a unas y otras, es de tal calibre que mis ojos, cansados ya de ver la malva braga que ondea en el ojo de patio del bloque de vecinos donde habito, no dan crédito a lo que leen.

         Así que mientras los cocodrilos, caimanes, buitres carroñeros, ratas, mosquitos hijos de puta, arácnidos, tarántulas, víboras, chupópteros y escorpiones anidan en las gaviotas y/o charranes del PP, por los demás colectivos políticos vuelan ángeles, tronos, querubines y potestades haciendo bucles de bonanza que hacen elevemos a los cielos el más cándido y enriquecedor suspiro de alivio jamás conocido.

         Por España, a por ellos.

miércoles, 22 de abril de 2015

El pan nuestro de cada día





         “El Matías”, un personaje singular malagueño, daba sus famosos y populares pregones en esta ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia; durante uno de ellos, se hizo famosa la siguiente frase: “Araceli, échame un alfiler pero pínchamelo en un bollo para que no se pierda”.

         Y es que el pan, además de para Matías, es, hasta ahora, un elemento básico en la gastronomía mundial y, particularmente, en los más necesitados que, cuando piden limosnas, casi siempre añaden “que mis churumbeles no  tienen un trocito de pan para echarse a la boca”.

         Hasta aquel que algunos tienen por Hijo de Dios -me refiero a Jesús de Nazaret- “pero que si existió, mereció serlo”, según Ernest Renan, cuando fue reclamado por sus discípulos para que les enseñara a orar y fue creando aquello del Padre Nuestro, entre otras cosas dijo aquello de “…el pan nuestro de cada día dánosle hoy…”.

         Créanme si les digo que no tengo nada a favor ni en contra de Albert Rivera, de su ascenso mediático al infierno de la política como líder de una nueva derecha, pero me ha parecido una auténtica burrada que, aparte de otras medidas para salir de la crisis económica, baje algo el Iva cultural y suba el de los productos básicos o de primera necesidad, o sea, el pan y la leche entre otras bagatelas.

         Que suba el pan, por lo simbólico, es un sindiós y un sinsentido; el bollo, la barra, la malagueña o el pitufillo de la mañana hay que dejarlo como está; por favor, sea usted normal además de guapo. No ve que esa medida le puede acarrear más de un disgusto electoral y pasar a la historia como el hombre que subió hasta el pan.

         Me contaba mi padre que allá por el año 1929 o 1930, año arriba, año abajo, el kilo de pan subió una perra gorda, o sea, diez céntimos de una peseta y que se armó la huelga general más gorda que se conoció en Melilla en toda la historia.

         Señor Rivera: de verdad que le deseo todos los éxitos electorales que usted pueda merecerse por su trayectoria política que va, que yo sepa, desde quedarse en pelotas para hacerse una buena fotografía de campaña hasta penetrar en el santuario de Andalucía, pero el pan, por favor, el precio del pan nuestro de cada día déjelo como está.

         Sea normal no sea que se le vea el plumero.

El mundillo literario (V): El cocodrilo




Hace cantidad de años viví una especie de Ejercicios Espirituales y el responsable del tinglado comenzó su intervención contándonos un chiste que les resumo: “Un señor va a visitar un médico y le dice al galeno que tiene un cocodrilo debajo de su cama. El doctor le observa detenidamente y le hace una ficha al enfermo: su nombre Moncho Mencho y la calle en que vive Atocha 8. Le manda una cajita de valium 10 y da el asunto por zanjado. Un domingo el médico en cuestión está paseando por dicha calle y recuerda el número de la casa del paciente y su nombre; le pregunta al portero si vive allí un tal Moncho Mencho, y el portero contesta: “Vivía, señor”. “Qué le pasó”, pregunta el médico, a lo que el portero contesta: “Tenía un cocodrilo debajo de la cama y una noche se  comió al señor Mencho”.

         Acabó el chiste y el responsable de los E.E nos dijo la moraleja, a saber: “Aquí venimos a matar a nuestro particular cocodrilo o problema, y si no lo matamos, él se encargará de acabar con nosotros”.

         Hace tiempo que tengo un enorme “cocodrilo” dentro de mí y me suelta suculentos mordiscos. Le voy dando vueltas al tema, al cocodrilo, pero no doy con la solución de su exterminio porque el cocodrilo duerme día y noche en mi interior, y hasta que no logre extraerlo de mi estómago me va a ir matando poco a poco o, tal vez, amargándome la vida.

         Es por ello que voy a intentar sacarlo de mi interior y que se largue a otro habitáculo más fuerte que mi débil estómago; para ello es necesario y obligatorio, según prescripción médica, escribir sobre el maldito cocodrilo (soltar el venenillo que me corroe día y noche) para darle jaque mate.

         Para ello, que por mi bien, que es el que debo procurar, debo contar la historia de una traición que un grupo de amigos (creía un servidor semejante desatino) y otros que nunca lo fueron realizaron sobre la moral de esta persona que escribe y que, cree, creo, no debe ser silenciada.

         Es una historia de comisiones, omisiones y silencios. Los autores creyeron que yo era lo suficientemente fuerte para tragarme toda la bilis producida por semejante traición, pero esta noche he caído en la cuenta de que es imposible, de que el cocodrilo del que tanto he hablando a unos y otros está vivo, activo y presente en mis entrañas; y ya no puedo más, palabra de honor que corroe mis entrañas y una de dos: o me cargo al cocodrilo o éste acaba conmigo.

         Les prometo que todo lo que escribo es la pura verdad.

martes, 21 de abril de 2015

Antonio Miguel Carmona





         Madrid no es cualquier cosa en el conjunto de España; será en la villa del Reino donde se decida, en buena parte, el futuro de la gobernabilidad en las elecciones generales a celebrar a finales del presente año, pero será las municipales y autonómicas las que vayan despejando incógnitas futuras.

         El PSOE va a presentar como candidato a la alcaldía de Madrid al profesor de Económicas señor don Antonio Miguel Carmona, hombre afable según se desprende de sus concurrencias a toda clase de tertulias, sean de izquierdas o derechas y en todas ellas es perfectamente acogido por sus sencillas ocurrencias, su espíritu de ganador seguro y porque juega a la política sin dejar ningún “muerto” en el camino y sin practicar en demasía “el tú más”.

         A mi no me cae mal, aunque eso no tiene importancia alguna pues yo no lo voto, pero sí el madrileño de a pie que pueda ver en Carmona al amigo de Tomás Gómez y de Pedro Sánchez y contrincante, sin llegar a la enemistad de Esperanza Aguirre que, a pesar del caso Rato, es posible que sea el adversario de mayor envergadura por sentarse en el gran palacio que Gallardón, en sus tiempos de Alcalde de Madrid, preparó para los futuros alcaldes de la capital del Reino.

         Es difícil que alguien le saque un berrinche de su cara de bonachón y hombre de centro que tira un poquitín más a la izquierda que a la diestra. Se define, sin problemas de ninguna clase, como nacionalista español y es por ello que está, ahora y antes, en contra del Estatuto de Cataluña sin que se le caigan los anillos por afirmarlo una y otra vez; me atrevería a decir que es una de las bazas que más y mejor juega en su deseo de portar la vara de mando de la ciudad del chotis y del Atlético de Madrid; junto a ese punto que remacha una y otra vez, su otra gran obsesión es limpiar Madrid y ponerla como una patena donde desaparezcan la posibilidad del resbalón, el encontronazo con  un excremento perruno y el arreglo de aceras.

         Últimamente está guerreando por conseguir que el antiguo Mercado de Legazpi se convierta en el “Palacio del Español” y, por extensión, conseguir que Madrid sea la capital mundial del idioma español; por cierto que se afana muchísimo en que dice “español y no castellano”.

         Todo ello y lo que desee me parece bien, pero un servidor, humilde al máximo, se conformaría con que el español o castellano se convirtiera en el idioma de España con el máximo respeto a otras lenguas vehiculares que se dan por Cataluña, País Vasco, Baleares, Valencia y que ahora, a través de Podemos, pretenden hacerlo en el Reino de Aragón.

         Limpiemos primero la casa propia, digo yo.

lunes, 20 de abril de 2015

De un español a Rajoy





         Excmo. Señor Presidente del Gobierno de España: Permítame, con el máximo respeto, estas líneas que no tienen más finalidad que rogar a VE que modifique con su mayoría absoluta, más la suma de aquellos diputados y grupos parlamentarios que lo deseen, uno de los errores que cometimos aquellos diputados constituyentes que, en aras de prestar un servicio a España, fuimos culpables de algo que todavía tiene solución si así lo desea y estima oportuno.

         La Constitución en su disposición transitoria cuarta prevé que Navarra pueda incorporarse al régimen autonómico vasco y que dicha iniciativa corresponde al Órgano Foral -Parlamento-, el cual adoptará su decisión por mayoría de los miembros que lo componen; sigue diciendo la Constitución que para que dicha iniciativa sea válida será preciso, además, que la decisión del Órgano Foral sea ratificada por referéndum expresamente convocado al efecto, y aprobado por la mayoría de los votos emitidos. Esta disposición transitoria, refrendada más tarde, en el Estatuto de Garnica llevó al diputado de UCD, Pedro Pegenaute, a abandonar las filas del partido centrista en 1978.

         Pedro, buen amigo de aquellos tiempos en que procurábamos prestar un servicio a España con la redacción de la Constitución del 78, fue uno de los adelantados al problema que de aquí a un mes puede convertirse tristemente en una clamorosa e injusta realidad.

         Nadie previó en aquellos tiempos que Navarra podría dejar de ser española para convertirse en un apéndice más de Euskadi, así como tampoco fuimos capaces de prever que Bildu -una especie de franquicia de la histórica ETA- se convirtiese en una fuerza política legal y que, a causa de la crisis económica que padecemos, irrumpiera con fuerza el partido “Podemos” con posibilidad de hacerse con buena parte de la tarta del pastel del poder; pero los hechos futuros nunca son predecibles y menos este que le comento, a saber que un posible pacto en Navarra entre Podemos, Bildu y alguna fuerza política más nos lleve a una situación nada deseable para el conjunto de España.

         Siendo importante obtener una sólida mayoría absoluta como la que tiene el partido que usted comanda, lo es más el saber usar de ella para beneficio de la Nación; estando a punto de cerrar esta legislatura sin haber sido VE capaz de reformar, por ejemplo, la Ley Electoral y previsiblemente dejarnos algunas instituciones ingobernables, está todavía a tiempo para suprimir o modificar la aludida disposición transitoria cuarta de la Constitución en beneficio de la unidad de España por un lado y de la insaciable sed de expansionismo de fuerzas políticas soberanistas, populistas e independentistas.

         Todavía puede arreglar ese desaguisado político que cometimos otros, por lo que le estaría agradecido como español.

domingo, 19 de abril de 2015

La avaricia rompe el saco




            No sé la magnitud de falta de vergüenza del que mucho abarca en cuestión de dinero, y menos aún la necesidad de trincar el dinero público y el privado para cuatro días que vamos a pasar por este valle de lágrimas y desolación.

          Se preguntaba Cicerón, nada sospechoso de ser un imbécil, si puede haber cosa más absurda que amontonar el mayor número de provisiones a medida que se acorta el camino para llegar a lo desconocido. Qué ocurre por el tarro de de un depredador de lo ajeno para alzarse con tal cantidad de perraje si no es capaz de pulverizarlo en vida.

         Asistimos al pecado de avaricia de algunos ciudadanos sin saber a ciencia cierta la causa que le incita a amontonar millones de euros sin saciarse jamás; cuando ocurre en política emerge con absoluta rapidez el “tú, más”, y los afiliados de los distintos colectivos se apresuran a lanzarse los unos a los otros la codicia que emerge en la ciénaga de lo que algunos desaprensivos conocen por política.

         El ciudadano normal, usted o yo, asistimos impertérritos en nuestro silencioso cabreo a escuchar la manera de conjugar que del verbo trincar tienen los camaradas de distintos partidos políticos y nos place como los puros, aquellos a los que todavía no se les ha presentado ocasión de poner en ejercicio la trincalina, se presentan como los nuevos modelos de la cosa pública.

         A veces ocurre que los llamados a demostrar, y tal vez algún día lo demostraron, que son personajes que se preocuparon del bien de los demás emergen como caudillos del pillaje.

         Es la sensación que da el que fuese Vicepresidente del Gobierno del PP para asuntos económicos en tiempos de Aznar y/o Presidente del Fondo Monetario Internacional, lógicamente me estoy refiriendo a Rodrigo Rato, artífice, presuntamente, de uno de los mayores embolados de mestizaje de la eficacia con la granujería para pasar a convertirse en un gran símbolo del bandidaje del siglo XXI.

         En casos como éste, la Justicia debe ser ejemplar al máximo porque nos encontramos con un triste personaje que se ha valido de su influencia para poder engañar a todo el mundo, incluido el mismo, y que ha conseguido que veamos tangiblemente -si todo es cierto- que “la avaricia rompe el saco”.

jueves, 16 de abril de 2015

La Mesa está servida




Ya se ha votado la Mesa del Parlamento de Andalucía a gusto de casi todos los partidos a excepción del Partido Popular; qué puñetas se van a creer estos tíos y tías de la derecha que, después de perder el veintidós de marzo, se iban a creer que tenían derecho a algo más que a una migaja con coche incorporado.

         Dicha Mesa está conformada por siete miembros que se han repartido la gula, tras serias y arduas votaciones, de la siguiente manera: Tres para el PSOE con sus cuarenta y siete escaños (Presidente, Vicepresidente 1º y Secretario), uno para el PP con sus treinta y tres poltronas (Vicepresidente 2º), otro para Podemos con sus quince parlamentarios (Vicepresidente 3º), otro más para Ciudadanos con sus once novedades (Secretario) y para finalizar, el último de la fila, IU, con el quinteto de la moral (Secretario).

         De manera que, para que no existan confusiones con respecto al segundo párrafo del presente copo, el nombramiento de comensales, según protocolo, pactos y cabreos se ha perfilado así:
A)   Tres del PSOE.
B)   Uno del PP.
C)   Uno de Podemos.
D)   Uno de Ciudadanos.
E)    Uno de Izquierda Unida.

Llama algo la atención, no en demasía porque todo depende del color del cristal con se mire, sea rojo o azul, que el Partido Popular con 33 escaños obtenga la misma representación que Izquierda Unida con 5 parlamentarios, pero queda claro, aunque a primera vista pueda parecer que no, que ya existe un pacto soterrado para, qué leche, el PP, la jodida derecha, muerda el polvo, y Susana, oh Susana, obtenga la Presidencia de la Junta con mayoría simple por la abstención de algunos comensales y acompañantes.

Un servidor, tras lo visto, ve normal que el nuevo Presidente del Parlamento, excelentísimo señor Juan Pablo Durán, aquel que dijera que “la derecha nada más sabe matar”(aunque después se disculpase) haya alcanzado tan alta distinción.

Lo que no veo tan normal es que los nuevos garantes de la transparencia, Podemos y Ciudadanos, enemigos de la casta, se abstuvieran en la votación del que fuera exconsejero de Caja Sur y condenado por la Audiencia Nacional a abonar 44.000 euros “por deficiencias en su estructura organizativa, en sus mecanismos de control interno o en sus procedimientos administrativos y contables, cuando tales deficiencias pongan en peligro la solvencia o la viabilidad de la entidad.

     Claro es que el PSOE más tarde los disculpó nombrándole Senador del Reino de España.

     Y ole.





        

miércoles, 15 de abril de 2015

El ex interventor señor Gómez



Y mira que hay noticias para todos los gustos en el mundo mediático de hoy, por ayer. Que si Rato no es aquello que parecía, que si existen algunos diputados del PP díscolos con la mínima reforma a la Ley del aborto, que si Pedro Sánchez votó por error que sí a la reforma de la Ley anteriormente señalada, que si el presidente de Venezuela, Maduro el del pajarito, casi nos declara la guerra, que si Pablo Iglesias le ha regalado al Rey Felipe VI unps DVDs sobre “Juego de tronos” y ha conseguido la foto del año, etc.

         Pero de todas, la más sabrosa para el menda, es la petición del que fuese Interventor General de la Junta de Andalucía solicitando al Tribunal Supremo poder declarar para decir algo, y creo que tendrá mucho que largar, sobre las declaraciones de Griñán y Chaves, contradictorias en demasía. Al no ser un imputado especial, quiero decir aforado por cualquiera de las Cámaras que componen Las Cortes Generales, no sé si el Magistrado que lleva el caso de los expresidentes, virrey y dos diputados, dará el visto bueno a su presencia en el Supremo.

         Desde que numerosas instituciones, especialmente municipios y comunidades autónomas, introdujeron a los Secretarios e Interventores de carrera y oposición con los parámetros de mérito, capacidad y publicidad en unos despachos para hacer crucigramas y sudokus la corrupción comenzó a tomar cuerpo; y es que un funcionario, en el ejercicio de su responsabilidad, difícilmente baila al son de la jodida martingala.

         Cuando el expresidente Griñán realizó una de las estaciones del Vía Crucis que le queda al enfrentarse por ver primera con el magistrado señor Barreiro, comentó con la prensa, quiero recordar, que había existido un gran fraude en el asunto de los EREs andaluces fraudulentos, y más tarde, al recorrer su estación de penitencia el expresidente Chaves argumentó que él no sabía si había existido un pequeño o gran fraude y que eso, en todo caso, correspondería decirlo a la Justicia.

         Así las cosas, el que fuese Interventor General de la Junta, imputado ordinario por la juez Alaya, que había presentado hasta cinco informes a los citados presidentes dando cuenta de irregularidades en la tramitación de los tristemente famosos EREs, ha solicitado del magistrado Barreiro su presencia como decía anteriormente.

         Testigo clave en todo este fiasco, el que fuese Interventor ha clamado que renegará de ser andaluz si no se le concede lo que en justicia cree un derecho.

         Por favor, señor Barreiro, acceda a tal petición no sea que vayamos perdiendo buena parte de nuestra ciudadanía.




martes, 14 de abril de 2015

Sopa de letras





         A nadie, dicen con la boca pequeñita, les agrada poseer una mayoría absoluta con capacidad de gobernar a la nación española; pero todos los partidos políticos con posibilidad de llevar las riendas del país luchan por ello lógicamente.

         Lo mejor, afirman algunos, es la política de pactos. Vayan ustedes y que se lo pregunten a Susana Díaz que anda encabritada para buscar la manera de pactar con el mismísimo diablo para tener la posibilidad de poder gobernar esta tierra de María Santísima.

         Lo que sí es malo, y demuestra la inutilidad de los gobernantes, es gozar de una enorme mayoría absoluta y no saber hacer uso de ella, o sea, tener miedo de ejercerla; es lo que le ha ocurrido al Partido Popular en los dos cuatrienios que ha gozado de ella, a saber: con Aznar en 2000 y en la actualidad con Mariano Rajoy.

         Y no me refiero al hecho de estar en estos momentos enmendando e intentando reformar la Ley del Aborto, que también, sino al hecho de no haber tenido los bemoles suficientes, uno y otro, y Felipe González en sus mayorías absolutísimas, para cambiar la Ley Electoral, esencialmente las municipales.

         Este dejar pasar el tiempo mientras se encogen los hombros puede llevar a en el mes de Mayo, si no lo remedia un milagro, a encontrarnos con Ayuntamientos ingobernables en los que podrán participar hasta seis o más partidos políticos con incapacidad para pactar a no ser que aparezca la fórmula mágica de todo sea por una poltrona bien pagada.

         A excepción de los partidos clásicos, llamados hoy de la “casta”, PSOE, PP, IU y UPyD -no nombro a los nacionalistas que tendrán mucho que decir en sus querido territorios-van emergiendo, según sondeos fiables, nuevos colectivos que tendrán mucho que decir, caso de Podemos y Ciudadanos, y junto a ellos una amalgama de Ganemos, Despierta, Verdes y coaliciones ciudadanas de todo tipo que pueden producir vértigo nada más pensarlo.

         En el año 1977, inicio del llamado “Régimen del 78”, el pueblo, sin saber mucho de política tras cuarenta años de dictadura, dejó la cosas en su sitio: el partido centrista de UCD, flanqueado a derecha e izquierda por AP y PSOE, y el histórico PCE. Y punto, además de los nacionalistas.

         Pero esto de hoy y lo que barrunta para el mes que viene es la repera, aunque sea muy democrática.