jueves, 26 de febrero de 2015

La engañifa de Pablo Iglesias




Tiene prisa, demasiada prisa, Pablo Iglesias por llegar al Palacete de la Moncloa para ejercer de Presidente. Autoerigido en líder de la oposición ha montado un circo en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, con clac a todo gas, para desde la distancia construir un numerito que, aunque democrático, ha tenido mucho de esperpento.

         Desde semejante lugar se enfrentado en un extraño cara a cara, esta última invisible, con el presidente constitucional Mariano Rajoy dándole mandobles a diestro y siniestro.

         Es probable, según sondeos, que puede convertirse en el auténtico líder del próximo gobierno y hasta previsible, dicen algunos, que pueda llegar a ser Presidente del Gobierno de España, pero no por mucho correr y mostrar una osadía mayor que la del torero “El desperdicio” -aquel al que el toro le dio una cornada dejándole un ojo fuera de la órbita y haciendo de péndulo, lo recogió, tiró del hilillo y lo arrojó a la arena al tiempo que decía: “el desperdicio, fuera”- puede uno alcanzar los objetivos deseados.

         No es de recibo en un país serio y pobre, y serio por pobre, tanta demagogia derramada por un hombre que desea, y está en su derecho, a dirigir el destino de esta nación; este acto lo define como un demagogo facilón.

         Además, para más inri, citó al Presidente a un debate entre los dos, sin nadie de por medio y, por tanto, negando el pan y la sal a los líderes de PSOE, IU, UPyD y a todos aquellos que apuntan a ser posibles líderes democráticos; él, solamente él, el resto sobra y esto huele no ya a populismo sino a lo más alejado de lo que se entiende o debería entenderse por democracia.

         Zapatero a tus zapatos, dice el refrán; usted a hacer oposición y, mientras llegan las elecciones generales, que llegarán, asista al parlamento europeo que es donde debe dar cuenta de los euros que gana; y mira por donde ha dado la casualidad que mientras Pablo Iglesias actuaba de tenor en el Círculo de Bellas Artes en el europarlamento se debatía una resolución contra la política represiva de Maduro, Presidente de Venezuela, por detener al alcalde de Caracas y la balacera que ha causado la muerte de un adolescente por aquellas tierras.

         ¿A que ha sido pura casualidad que el grupo europeo en el que se encuadra Podemos e IU haya hecho mutis?

miércoles, 25 de febrero de 2015

Final de la traca





         Se acabó el debate sobre el Estado de la Nación con un herido grave, el diputado de Compromís por una subida de tensión de la que parece no tendrá problema en recuperarse y con Celia Villalobos, presidenta en funciones del Congreso, trincada mientras jugaba a las maquinitas, según dicen y creo.

         En realidad, guste o no, el que más ha aportado ha sido el gallego Rajoy que ha puesto sobre la mesa, aparte de sus cachazas, una serie de resoluciones que mañana serán sometidas a votación por los representantes del pueblo español; los demás, que yo sepa y en público no han presentado ni una, aunque puede ser que más tarde nos enteremos que han dejado algunas para la votación de mañana.

         A mí no me ha parecido bien que Izquierda Plural no haya permitido que Alberto Garzón no ocupara todo el tiempo de IU para el duelo con Mariano, toda vez que, junto a Sánchez, es el único candidato a las próximas elecciones generales -me olvidé de la eterna Rosa-, y que el feo diputado por Barcelona, señor Coscubiela, exigiera sus quince minutos de gloria para hablar de la independencia de Cataluña al tiempo que el Tribunal Constitucional declarara “antital” la consulta del honorable Artur.

         El antipatético, pero aburrido Pedro Sánchez, que llamó sinvergüenza a Rajoy y a todos y todas l@s diputad@s del PP, si estuvo bla que bla que bla habando sobre la Reforma de la Constitución, pero sin decir en ningún momento qué es lo que había que reformar de ella, por lo que un servidor se quedó con tres palmas de narices y sin saber y poder afirmar que estoy de acuerdo con él.

         Yo he hecho mi propia encuesta sobre el debate en cuestión en el lugar donde me imagino suponen, o sea en el Gran Vía, y me he quedado en blanco y con cara de gilipollas cuando he comprobado sobre el mármol del mostrador que ninguno de los parroquianos había cambiado, a excepción de un servidor, el gin-tonic por el bodrio político, lo que me hace suponer que, más o menos, cada quisque tiene su voto bien amarrado y, por tanto, inamovible.

         Y bien pensado, lo que me interesa es que una buena sopa de ajos no me falte para lo que me queda de vida; así que por primera vez votaré, si no aparece un teremoto electoral, al que me la asegure con huevo perfectamente escalfado.

         Que les aproveche.

martes, 24 de febrero de 2015

Debate tras un gazpachuelo





         Por no faltar a la cita de escribir algo sobre el debate del Estado de la Nación, la verdad es que mientras oigo, al que no veo y escucho, al señor Durán de CiU, me pongo a teclear algo sobre el combate sostenido entre Pedro Sánchez y Mariano Rajoy, personas sobre la que se cierne la “guadaña” de Podemos.

         Otra cosa digo, perdonen mis posibles incorrecciones ya que las cuatro de la tarde no es el horario más prudente para que el cerebro funcione perfectamente, más aún cuando una hora anterior he ingerido, además de un revuelto, un suculento plato de gazpachuelo.

         Rajoy ha ido a lo suyo, o sea a lo que cabía esperar, a defender su gestión concebida únicamente como la creación de empleo y el intento de salir del pozo ciego donde había caído la economía española; y duro que duro, machaca que machaca esa ha sido su intervención más la propuesta de varias reformas para lo que queda de año electoral.

         Sánchez también, sin salirse de su guión, ha ido a su obligación, o sea intentar destruir al gallego que fuma puro y lee el Marca, cansado ya del ataque político con Bárcenas como bandera y viendo que no se le cambiaba la cara al Registrador pasó a piropearlo llamándole sinvergüenza, piropo que fue extendiendo a toda la bancada popular, pero el gallego seguía impasible.

         Después llegaron las contrarréplicas, momento álgido porque es cuando las bofetadas políticas llegan a su ardor más aguerrido. A esto que me llama un amigo para decirme si le podía prestar cincuenta pavos; yo, que no soy como estos que manejan las réplicas, le dije que a las siete y media bajaría al Gran Vía y que podía contar con ellos; esta inserción personal es una realidad española que comienza a producirse cuando el mes comienza a bailar sobre los veinte y pico días.

         Estimo que Pedro Sánchez ha perdido una buena ocasión para demostrar que es un político con talla de estadista y creo que Mariano Rajoy, que a nadie convence, ha relatado su vía crucis y en las réplicas, quiero decir en la ironía, ha ido al degüello.

         Y poco más, ahora espero a Alberto Garzón, o sea a una sombra difuminada de Pablo Iglesias; pero me interesa lo que pueda decir el malagueño.

www.josegarciaperez.es

lunes, 23 de febrero de 2015

De aquel 23-F al de hoy



Treinta y cuatro años han pasado desde el fallido intento de Golpe de Estado abortado, esencialmente, por el Monarca Juan Carlos I. “Y que yo me arrojé al suelo buscando la vida abajo…” es el inicio de un romance que escribí un día de no sé que año; y es que cuando en alguna conversación sobre aquel asalto al Congreso, asalto del que fui testigo, salía el tema en cuestión antes de ser preguntado por el otro, yo ya contestaba: “sí, hombre, me tiré al suelo”.

         Han pasado treinta y cuatro años de aquel secuestro de Gobierno y Parlamento para acabar con lo que “Podemos” llama “El régimen del 78”, un tiempo prudente para poder afirmar que, aparte de nosotros los parlamentarios, todo el pueblo español se lanzó “metafóricamente” al suelo escondiendo su vergüenza en el silencio, en la preocupación, algunos tal vez en la posible satisfacción, más de uno sacando lustre a una pistola escondida para disparar a derecha o izquierda, otros poniendo velas a imágenes, quizás por Navarra alguien sacara de un viejo arcón un “detente”, los sindicalistas quemando y destrozando papeles que podían comprometer a personas, los partidos políticos -desde la extrema izquierda a la derecha extrema- desaparecidos del mapa, mientras se celebraban las misas de siempre, los cabarets permanecían abiertos, los colegios abrían sus puertas como si tal y nadie, pero nadie, hablaba o escribía sobre lo que estaba ocurriendo en la Carrera de San Jerónimo al tiempo que en el Hotel Palace se estudiaba la forma de cómo acabar con aquella situación que algunos despistados, siempre los hay, hablaban sigilosamente, observando si alguien los miraba, de lo que decían era un Golpe de Estado bananero.

         Al día siguiente de aquella barbaridad política, al llegar a Málaga pregunté a mi mujer que quién la había llamado, y resultó que exceptuando a aquellos por los que corría mi misma sangre, hermano y hermana, nadie, pero nadie, ningún amigo -que por cierto lo siguen siendo- había descolgado el teléfono para decirle a ella: “cuenta conmigo para lo que necesites”, y es que el miedo se había apoderado de toda España.

         Hoy ya no hay miedo: el personal se desparrama en manifestaciones como si tal, la juventud sea de izquierda o derecha dice lo que piensa, se realizan concentraciones bajo el nombre de “rodea o asalta al Congreso”, surgen nuevas voces que hablan de cambiar, otros de abolir y algunos de iniciar otro proceso constituyente; pues bien, eso que hoy vemos como normal, ese posible proceso de cambio, esas mareas humanas que luchan y protestan contra situaciones injustas de la actualidad es causa y efecto de denostado “Régimen del 78”; pues en él, ustedes, los que señalan con el dedo a aquellos viejos roqueros de la política, Suárez, Felipe, Carrillo, Guerra, Abril, etc., como casta, en él, decía, ustedes han amamantado lo que es la libertad.

         No la estropeen, por favor.


sábado, 21 de febrero de 2015

Monedero y "El régimen del 78"



Juan Carlos Monedero, que por cierto no es un chaval sino que sobrepasa el medio siglo de existencia, es un profesor de Universidad muy listo, inteligente y avispado que habla gritando, grita mintiendo y miente a mansalva cuando es necesario para sus intereses personales, políticos y económicos.

         Ha sido cogido en un pequeño desliz económico este político que asesoró a Gaspar Llamazares cuando este era coordinador de Izquierda Unida, y ahí están los resultados. Anteriormente, en la órbita de la política, fue interventor del PSOE en el proceso del Referéndum sobre la OTAN, o sea, que puede desprenderse de ello que fue agente oficial del “sí” a la OTAN, aunque actualmente lo niegue.

         Ahora anda con un jaleo con Hacienda, mal enemigo por cierto, por unas cuentas que parecen no llegan a cuadrar del todo -según expertos en la materia- y que pueden acabar políticamente con el señor Monedero; sin embargo reconozco que todo lo escrito hasta ahora me importa un pimiento en su totalidad.

         Lo que sí me ha hecho dedicar este “copo” a semejante criatura -todo un honor para él- ha sido su intervención en la rueda de prensa convocada por él para aclarar su relación “amorosa” con Montoro; como aún mis pulmones, machacados por el alquitrán, no está limpios del todo he asistido televisivamente a su mitin, porque no ha sido una rueda de prensa libre, sino un mitin en todo el sentido que se le pueda atribuir a dicha palabra.

         Cuando el buen hombre comenzó a vociferar contra “el régimen del 78” como el autor de todas las fuerzas que pueden converger contra la libertad de una persona hasta sentir perseguido y atacado, llegué a molestarme profundamente ante la caradura de semejante sujeto, llamado según los sondeos, la Sexta, la Cuatro y la Tuerca, a ser agente activo de un cambio en España donde florezcan la igualdad, la libertad y la fraternidad.

         No creo que ocurra que a un régimen de libertades y garantías, salpicado por corrupciones contra las que hay que luchar, aparezcan estos nuevos salvadores de la patria, niños de papá y mamá, a darnos clases privadas a buen precio para hacer saltar la Constitución que, a pesar de los errores de los políticos, ha sido garantía de convivencia.

         Desde luego que desde mi “copo” no asistiré impasible a tal bestialidad.




Antonio Hernández:Medalla de Andalucía



Papel Literario Digital, con veinticinco años de vida dedicados a dar a conocer, desde una total independencia, lo que considera lo más importante de la vida literaria nacional, y de una forma particular, la andaluza, se atrevió a crear una especie de Plataforma Ciudadana para que al poeta arcense Antonio Hernández, Premio Nacional de Poesía, en dos ocasiones de la Crítica Nacional y Premio de las Letras Andaluzas “Elio Antonio de Nebrija”, le fuese concedido por la Junta de Andalucía el nombramiento de Hijo Predilecto de Andalucía o, en su defecto, la Medalla de Andalucía el próximo 28-F, Día de Andalucía, tal como consta en la documentación presentada en la Presidencia de dicha institución política.

         En el día de hoy se han dado a conocer por la Junta de Andalucía las personas o instituciones galardonadas y, entre ellas, aparece el nombre de Antonio Hernández galardonado con la Medalla de Andalucía lo que alegra infinitamente a todos los que formamos la familia de Papel Literario por nuestra pequeña aportación, ya ven, una gota de agua en el océano poético de Antonio Hernández, porque lógicamente nosotros no hemos sumado nada al galardón, pero tampoco hemos restado; lo único que hemos interpretado es que la política, Junta de Andalucía, y la ciudadanía, conjunto de personas que se adhirieron a la propuesta, pueden y deben ser compatibles.

         Nuestro agradecimiento a todos y todas los que, a veces confiando en la trayectoria de Papel Literario y los más sabiendo del buen hacer literario de Antonio Hernández, nos prestaron su intimidad para hacerla pública.

         Desde la “sala de máquinas” de Papel Literario hemos recibido “consejos” de ciertas Instituciones Literarias para que fuese retirada la Plataforma citada, tal vez por heterodoxa, pues no encuentro otro motivo que indujera a determinados personajes, no ya a solicitar tal petición sino a no adherirse a la Plataforma con toda su organización apoyándola.

         En fin, para mí ha sido una inmensa alegría el contar con el grupo de personas que apostaron por la poesía de Antonio, buen amigo y mejor poeta.

         Gracias a todos y todas.

jueves, 19 de febrero de 2015

¿Dónde me quedé?



Un fuerte golpe de tos, otro más y al tercero me dí cuenta que la cosa iba -va- en serio. Ese tic-tac tan maravilloso de inspirar-expirar se había deteriorado de forma alarmante, así que me he cuidado unos días, a saber: cama, muchísimo mimo recibido, nada de alcohol y tabaco, algún fármaco de los fuerte, tela de agua y zumo de naranjas, y, sin encontrarme en perfectas condiciones me he atrevido esta tarde noche a hilvanar algunas reflexiones  que nada significan, a nadie alivia, pero que a mí me vienen muy requetebién porque si no le pierdo el pulso a la maldita cotidianidad y quedo herido de muerte.

         ¿Dónde me quedé?, ah¡, en lo de las vespitas de Tomás Gómez, el cambio de cerradura y la llegada de madrugada del alienígena Gabilondo, ex ministro, por la terminal de la T-4 deshojando la margarita de aceptar la candidatura optar a la Presidencia de la Comunidad de Madrid; pues sí, le agrada la tarea y es de agradecer.

         También han sido llamados a declarar algunos de los beneficiados con esos tarjetones milagrosos de Caja Madrid y posteriores nombres; con mis decimitas a cuesta, les digo y no les miento que Don Arturo, el que fuese jefe de los empresarios madrileños, me sacó una sonrisa cuando a requerimiento del magistrado de turno sobre el uso de su tarjeta en sus propios restaurantes le contestó que gastó allí algunos miles de euros en servicios de representación porque era más barato y se comía mejor. Madrid, Madrid, Madrid.

         Convertido en un líder internacional en toda regla, Pablo Iglesias, tras su recorrido por los Estados Unidos de América, se ha convertido al Papa Francisco y se ha instalado en la trinchera del magno jesuita en su afán por dar de comer al hambriento y beber al sediento.

         El guapera de Albert Rivera, empujado por los medios que desean enterrar la Constitución del 78, dicen que va subiendo como la espuma en la intención de votos y que ha sido señalado por el dedo de Dios para desbancar a Rajoy que, contra viento y marea, sigue siendo primero en intención de voto.

         Ay de aquel David andaluz que se nos fue al traste, y ahora nos llega Alberto, porque este ya no es Albert, a decirnos cómo tenemos que usar la caña de pescar cuando somos maestros en el arte de las almadrabas.

         Lo otro, ya saben, los imputados andaluces es harina de otro costal que se merecen un copo por cabeza.

sábado, 14 de febrero de 2015

Las vespitas de Tomás




La balada del  Partido Socialista Madrileño lleva camino de convertirse en uno de los números circenses más famosos de los últimos decenios.

         Todos querían primarias para elegir al candidato o candidata a la Comunidad de Madrid, y estas se realizaron siendo votado por las bases Tomás Gómez y, más tarde, botado por el dedo majestuoso del Secretario General Pedro Sánchez; esta es la escueta verdad y no habría que darle más vueltas al asunto.

         Tomás, rodeado de algunos de sus fieles, convocó una surrealista rueda de prensa acompañado del candidato a la Alcaldía de Madrid señor Carmona, en la que el defenestrado argumentó que presentaría batalla porque con su honor y dignidad no jugaba nadie, por lo que amenazó con ir a los Tribunales si hiciese falta; al finalizar el acto Carmona y Tomás se abrazaron y besaron con profusión.

         Cuando Tomás se encontraba en una emisora de televisión hablando de un tranvía de Parla que cuesta un huevo, el coordinador de la tele le anunció que el eterno Simancas, el encargado de arreglar el batiburrillo socialista, había cambiado la cerradura de acceso al despacho del ex alcalde de Parla, y este se sintió dolido, muy dolido, al pensar que Simancas se podía haber llevado una colección de miniaturas de motos Vespa; hecho este, para mí el más importante, del que, por cierto, no se sabe nada al respecto. Al tiempo que ocurría el desahucio, Carmona, el alcaldable besucón, se ofrecía para ocupar el puesto de su amigo del alma Tomás.

         Ahora Simancas y los suyos van a la caza y captura de algún candidato o candidata a presidir la Comunidad de Madrid, y así se habla de Gabilondo, hermano de Iñaki que, por cierto, en público le ha aconsejado al frater no meterse en la cueva del lobo; se ha puesto sobre la mesa, a instancias de Tomás el nombre de Zerolo y ahora, para más inri, se está tocando a la señorita Fernández de la Vega.

         Mientras tanto, Simancas, “perro” viejo en estas lides, ha prometido que no habrá nuevas primarias, pero que sí se va a oír a todas las agrupaciones locales madrileñas que, en buena lógica, deberían apostar de nuevo por Tomás, al menos para que recoja las miniaturas.

         Simancas, que de todo esto sabe un rato largo, ha prometido que se va a oír a todos, pero que corresponde al mando en plaza, Pedro Sánchez, interpretar; si al menos Simancas hubiese dicho “escuchar” en lugar de “oír” la cosa parecería en serio.

         Confiemos en que Tomás, cautivo, derrotado y sumiso, tenga en su poder las miniaturas de las vespillas, y haya aprendido que en política de partidos no valen las ideologías, sino los Estatutos.


viernes, 13 de febrero de 2015

De puntillas, con amor




Cómo te lo explicaría, verás amor: “… Llegan la doce de la noche, esa hora en que a la Cenicienta se le acaba el sueño y la hora en que empieza el mío; es el momento en que puedo rozar tu rostro, el instante en que mis labios se funden con los tuyos y esa mezcla, créeme, es perfecta. Y es que has conseguido que la razón se me vaya a los pies, pues has logrado que te quiera tanto que me da igual hacer lo que sea por ti para hacerte feliz. Es más, posiblemente te buscaría el amor de tu vida si me lo pidieses, por mucho que me doliera, porque ese dolor sería parecido al dolor de las puntas del ballet, duelen, sí, pero merece la pena sufrir por ver el mundo desde más arriba…” (C.P.G.)

         El texto entrecomillado es parte de la carta de una adolescente, ya casi totalmente joven, que me la ha enviado para que le hiciera las correcciones que estimase oportunas; y yo, ante un texto sagrado, lo más que puedo hacer es inclinarme ante él para que me cubra y posea totalmente.

         Porque lo que narra la adolescente es la auténtica definición o descripción de lo que debería ser al amor al otro u otra, que no es otra cosa que buscar su felicidad aún a costa del propio dolor.

         Ese texto sencillo define perfectamente la diferencia entre amar y ser amado; lo segundo, el sentirse amado, es una situación de pasividad, de espera y, si lo desean, de un cierto egoísmo; el amar es la búsqueda activa para que el ser amado sea feliz, aunque sea a costa de nuestro dolor.

         Ella, la adolescente, juega con una bella y singular metáfora para definir el amor, a saber: la de ponerse de puntillas durante una pieza de ballet; acto doloroso físicamente, pero que merece la pena intentarlo porque el o la que lo realiza levita lo necesario, aunque sean pocos los centímetros, para visualizar el mundo desde una perspectiva diferente, aunque duela.

         Y amar, al igual que la bailarina que sufre, es ver todo desde una bella plataforma que consigue la transformación de este triste mundo hacia otro en el que se asiente la felicidad.

         Nota: No le hice ninguna corrección, aunque confío en que el profesor de Literatura le haya dado una excelente calificación.



jueves, 12 de febrero de 2015

El híbrido de Moreno Bonilla




         Pues no sé si el bueno de Moreno Bonilla, candidato a la Presidencia de la Junta de Andalucía por el Partito Popular, tiene o no asesor de imagen para ganarle el pulso electoral a la socialista Susana Díaz, pero en el caso de que lo tuviese tendría que ponerlo inmediatamente en la calle si es que lo asesoró para que pronunciase la siguiente frase: “Soy un híbrido de Málaga y Sevilla”.

         Peor sería que no hubiese sido obra de ningún fiebre del “arriolismo” sino que fuera cosecha propia del candidato de la derecha andaluza, ya que habría que preguntarse cómo es que se define como infértil a la primera de cambio y, para más inri, dota de armamento al resto de las fuerzas políticas para que apunten hacia él.

         Vamos, que a mí, uno de los creadores de la “casta” y de la “maldita” Constitución, me ponen en la mano tal munición en aquellos tiempos prehistóricos del inicio de la democracia, año 1977, cuando cabalgaba con el actual alcalde malacitano Francisco de la Torre a lomos de Unión de Centro Democrático, no hubiese quedado “vivo” políticamente ninguno de los adversarios en la lid de aquella época, pues tan sólo con decir que “Fulanito de Tal” es un híbrido estaba liquidado.

         Y todo ello se debe a que se va a presentar como número 1 de la candidatura de Málaga y no por Sevilla, como si a los sevillanos le importase que lo haga por esta tierra bendita de verdiales y mosto del bueno; y además, para más inri, Juanma, como se conoce a Moreno Bonilla, es natural de Barcelona e hijo, digamos, de la emigración andaluza.

         El poeta Antonio Hernández en una columna que me dedicó en El Mundo cuando publiqué “18 horas con Tejero”, iniciaba su artículo escribiendo: “José García Pérez, malagueño nacido en Melilla…”, dejó muy claro que uno no es de donde nace sino donde pace, y yo voy más lejos en esto del nacimiento cuando afirmo que uno es del útero de su madre.

         Mal inicio de precampaña el de Juanma, pero confíen los peperos en que el ex concejal de Cultura del Ayuntamiento de Málaga, Miguel Briones, aquel señor que se cepilló la bella colección de poesía “Ancha del Carmen” que editaba el Consistorio y que ahora le acompaña en la candidatura, pueda enmendar la metedura de pata de su jefe en filas.

         Es que me parto de risa, que, por cierto, falta me hace.

miércoles, 11 de febrero de 2015

Sánchez contra Gómez




La Federación Socialista Madrileña (FSM) siempre se ha caracterizado por sus luchas internas y por la gran calidad de sus líderes, de entre ellos en aquellos tiempos de la “construcción del candado” de la Constitución cómo olvidar a Luis Gómez Llorente y Pablo Castellanos, cualquiera de ellos hubiese sido un excelente Secretario General del PSOE por su fidelidad a los principios del auténtico socialismo, pero ambos fueron relegados o se apartaron ellos mismos ante las conspiraciones a las que fueron sometidos.

         Hoy, por ayer, a bote pronto, y como el que no quiere la cosa el flamante Pedro Sánchez ha expulsado a Tomás Gómez de la línea de salida en la carrera hacia la Presidencia de la Comunidad de Madrid, y ello, según cuentan las buenas y malas lenguas, pero siempre aceradas, que pululan por las cafeterías madrileñas porque el tal Tomás da muy mala imagen al votante madrileño; los más sádicos en contubernios afirman que la decapitación ha sido porque Sánchez tiene en su poder documentos que hacen pensar que Tomás será imputado por el sobrecoste del famoso tranvía de la localidad de Parla.

         Esta decisión unilateral del actual mandamás del PSOE relegando a la vergüenza pública a Tomás Gómez, vencedor en las primarias celebradas para elegir Presidente socialista a la Comunidad madrileña, ha hecho saltar todas las alarmas de todos los muelles de los sillones de las baronías socialistas que algunos, siempre existen pelotas, ven en peligro.

         Tomás no se lo cree del todo, y ha sido por eso que acompañado de su guardia pretoriana, en la que se encontraba el besucón de Carmona, candidato a la Alcaldía de Madrid, ha hecho frente al jefe socialista y ha prometido llevar el caso a los tribunales de justicia.

         Desaparecida Tania Sánchez de Izquierda Unida y estando el PSOE madrileño jugando con una bomba de espoleta retardada, queda claro que los grandes beneficiarios de semejantes embrollos son Podemos y PP, entre ellos se juega la partida.

         Se admiten apuestas.


martes, 10 de febrero de 2015

Carmen Lomana en 13TV



Llevo bastante tiempo enclaustrado en un perímetro de unos mil metros cuadrados, o sea, en un territorio que conozco y cuyo epicentro es un pequeño pero gran bar llamado Gran Vía donde los parroquianos nos conocemos más o menos bien y de los cuales, por lo que me cuentan y yo interpreto, obtengo el adobo de la salsa que da sabor, bueno o malo, a mis escritos; dicho de otra forma, desde que un par de sujetos me doblaron el espinazo y un buen amigo, eso creía, me apuñaló a traición dejé de ir a actos culturales, sobeo a las autoridades y he olvidado el camino que lleva al centro de la ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia.

         También me alimento de releer algunos libros, de cernir la política viendo y escuchando tertulias políticas en emisoras de televisión cubriendo una banda ancha que va desde la Cuatro a las 13TV, pasando por la Sexta y la Cinco, y de ver alguna buena película que excepcionalmente repongan.

         Anoche, a falta de lo último, me lancé sin paracaídas a reírme un rato con 13TV y su invitada de honor, una señora llamada Carmen Lomana a la que no tengo el disgusto de conocer, frente a periodistas de corte derechón y tres políticos disimulados pertenecientes al PP, PSOE y UPyD.

         Se trataba de noquear a la tal Lomana, señora tiesa en su figura pero adinerada por lo que pude comprobar, porque es amiga del enemigo público nº 1, el señor Monedero de “Podemos” para más señas, y al que invitó en Reyes a cometerse un roscón en compañía de militares y ricachones.

         Reclinado en mi asiento con un buen puñado de pistachos, fui testigo de como Carmen Lomana se llevó al huerto a esos inocentes políticos y sacó de sus casillas a los periodistas, pues cada frase que soltaba como la tonta del bote flotaba durante minutos en un ambiente enrarecido mientras los políticos y los periodistas trataban de llevársela al huerto, pugilato en el que perdieron las formas y consiguieron un montón de votos para los amigos de Monedero.

         Y es que este nuevo personal político no sabe dar caña, si es que hay que darla, mientras la suavona de la Lomana, erguido su cuello como un periscopio, sabía perfectamente lo que estaba ocurriendo en algunos hogares españoles.

         Y parecía tonta, se creen algunos.



lunes, 9 de febrero de 2015

La aparición




         Érase una vez un hombre que dicen se convirtió a la fe de Cristo, no es que el personaje en cuestión fuese ateo, sino más bien agnóstico o despreocupado.

         Su nombre era Juan y vivía en Cartajima; ya murió. Mantuve con él durante años una de las amistades más entrañables que se puedan vivir. De tarde en tarde, Cartajima se encuentra en la Serranía de Ronda, iba a verlo y procuraba que fuese en fin de semana para pasar con él parte del domingo y el sábado completo.

         Su manera de hablar era descriptiva, o sea, que yo, además de escucharlo con atención, veía y casi palpaba su narración, en este caso su proceso de conversión al Cristo muerto y resucitado. Con su cambio de mentalidad a cuesta se había retirado a gozar la vida entre pinsapos, chimeneas y una pequeña comunidad de vecinos.

         Él había sido educado en un colegio religioso y todo el ramaje, me decía, de dogmas, novenas, cielos e infiernos le habían demostrado que le impedía ver la auténtica vida del nacido en Belén; de manera, que poco a poco, fue arrojando al cubo de la basura todo aquellos que velaba el auténtico mensaje, me señalaba, de Jesús de Nazaret; y así, a modo de una lechuga, fue retirando todo lo que estorbaba la visión de aquel hombre que anunciaba un reino de amor, hasta quedarse con el cogollo de la lechuga, o sea, con Jesús; el resto, o sea, lo fue desechando hasta abrazarse tan sólo a la Palabra hecha Carne.

         Hace cuarenta y ocho horas andaba yo tomando una copa con unos amigos, ya saben, hablando de frivolidades y pasatiempos, cuando, a través del vaho que cargaba el ambiente, vi en la calle el ser, hecho mujer, más maravilloso contemplado por mí.

         No podía dar crédito a lo que veía: era mi hija, pero aparecida como diosa entre tanta frivolidad reinante y con una sonrisa que envolvía su bella carita de humanidad. No di crédito a la visión y salí a la calle; pues sí, era ella, más bonita que nunca, que me comentó había recorrido doscientos kilómetros para estar unas horas con nosotros.

         Y lloré como dicen que lloran los hombres, para adentro y porquesí. Recordé a Juan y su poder de narrar; ojalá pudiese tenerlo un servidor para poder trasladárselo a ustedes.

         La aparición fue ella, mi hija en cuerpo real que había acudido a la llamada del instinto.

         Dulce aparición sostenida en la niebla del amor.

sábado, 7 de febrero de 2015

HOY




Se habla del pasado, presente y futuro con las restricciones propias de lo acontecido en otro tiempo, de lo que ocurre o puede ocurrir de aquí a un cierto tiempo y de lo que está por llegar, o sea, lo ignoto o desconocido. Y con ese trío de especulaciones vamos barajando nuestra existencia con los mejores propósitos de pasarlo medio bien, que viene a ser lo mismo que pasarlo medio mal.

         Y de esa forma, nuestra existencia -que nunca deberíamos llamar vida a no ser que sea plena de principio a fin- la reducimos y aquellos tres espacios de pasado, presente y futuro a una raquítica triada de ayer, hoy y mañana, comprimiendo toda nuestra actividad a setenta y dos horas mal contadas y peor vividas.

         En ese lío espectacular de nuestra existencia se cruzan toda una serie de situaciones, actos y actitudes, deseos y realidades, verdades y ficciones que nos hacen más llevadera esta carga, porque no se olvide, es una carga que se lleva y soporta dentro de un vergel y/o desierto de bostezos constantes e ideales no conseguidos.

         Si usted me lee en este sábado o domingo, día festivo para algunos, pueden pensar que me encuentro insoportable, deprimido o tristón de verdad; y saben lo que le digo, pues que llevan toda la razón del mundo, mundo al que un cura llamado Ripalda lo definió como enemigo del ser humano por ese pulso malsano que tiene con nosotros y en el que posee todas las cartas para ganarnos.

         La mujer que más quiero, o sea, la depositaria de todo mi cariño, a otras las amo o las odio o las veo y circundan las puertas giratorias de mis entrañas, pero ella, la que más quiero, tan sólo vive el HOY, no se acuerda del ayer, no sabe si existe futuro y, lo que son las cosas, mantiene una sonrisa durantes sus veinticuatro horas, mientras yo me deshago para que recuerde la cita a la fisioterapeuta, el almuerzo, la compra del pan y los cuarenta mil detalles que contienen las malditas veinticuatro horas.

         Y lo paso mal, muy mal, y me entran ganas de dejar de escribir, de romper papeles, de llorar y de morir; pero me repongo al instante porque todavía soy capaz de verla cuando tenía quince años con su cabello rizado, su estrecha cintura, su guiño sostenido de pilla chavala; y entonces, me vuelvo hacia ella y su sonrisa actual y conformo un nuevo trío que me da la vida porque la amé, la quiero y tengo la sensación de que vuelvo de nuevo a amarla; porque ella es mi sostén, pues aunque tenga otros pilares en los que apoyarme, que los tengo, ella y yo conformamos un solo ser.

         Voy a vivir para ella en exclusiva.


jueves, 5 de febrero de 2015

Tania




         No sé por qué parece prohibido comentar que Tania Sánchez es la compañera sentimental de Pablo Iglesias; pues si lo son qué importa que se diga, a no ser que por formar parte de la “casta” política sea innombrable tal estado, y sin embargo a la vuelta de la primera esquina del bloque de piso en que dormito existen comidillas de todo tipo sobre casos y cosas del vecindario sin que nadie se rasgue las vestiduras por tal motivo.

         Tampoco sé si alguna vez han hecho el amor, pero si parece que, según voy leyendo sobre el embrollo de Izquierda Unida en la comunidad de Madrid, todo indica lo que predice un maléfico dicho que he escuchado en infinidad de ocasiones: “dos que duermen en un mismo colchón se hacen de la misma condición”, sin que ello indique que la citada condición sea mala.

         Televisivamente a mí me cae muy bien Tania en todos los aspectos: es atractiva, tiene desparpajo, goza de buena oratoria, parece tranquila y es parlamentaria por la Asamblea madrileña; por todo ello, tiene la enorme suerte de no pasar desapercibida -hecho que en política es altamente positivo- y por ello, por no ser un trasto cualquiera, es amada y odiada.

         Ya ven que hasta hace una semana, lunes más, lunes menos, era la candidata a presidir la Comunidad de Madrid por su victoria en las primarias que la formación que coordina Cayo Lara convocó a tal efecto, y además por goleada.

         No sé si Tania sabía, antes de presentar la citada candidatura, que pensaba pedir la baja de IU y crear un nuevo partido; todo se puede inferir que sí, pues ha sido ganar las primarias y largarse con viento fresco, dejando a la formación en la que militaba, fracturada y casi liquidada, dejando al malagueño Garzón, candidato a la Presidencia del Gobierno de España, bastante noqueado si es que por ser candidato a presidir lo imposible, va a dejar de presentarse como diputado por Málaga para hacerlo por Madrid.

         No es merecedora IU de lo que Susana le ha hecho en Andalucía y menos de la “mordida” que Tania le ha endiñado en Madrid; sin embargo ella, la de Rivas, por el contrario ha sentido la cálida mano que Pablo Iglesias le ha tendido prestándole todo su apoyo para que se incorpore a “Podemos”.

         Eso, lo del colchón.