martes, 1 de diciembre de 2015

Tres, más el ausente y otro más



El diario “El País”, amigo íntimo del PSOE de Pedro Sánchez, ha montado y celebrado un azulado debate a tres más el ausente Mariano Rajoy que en ese momento y en la misma hora se encontraba en Tele-5 manteniendo una entrevista con el veterano presentador señor Piqueras.

         Todo un cielo azul propio de los vuelos de la gaviota del PP adornaba el tinglado donde los candidatos Pedro Sánchez (PSOE), Albert Rivera (Ciudadanos) y Pablo Iglesias (Podemos) ocupaban tres de los cuatros atriles dejando el cuarto vacío para que se viera la “presencia” del ausente Rajoy (PP), mientras un servidor, nunca fiel a nadie, veía en la infinita lontananza el fantasma de Alberto Garzón (IU) preparado como ninguno de ellos, presentes y ausente, para hablar y debatir de economía, tema que debe ser el que interese a la españolada y no ya el de las famosas “puertas giratorias” de que tanto farfulla Iglesias, el de la historia de la “casta” que defiende Iglesias o el de la subida del IVA de la leche y el pan que intenta imponer Rivera; vamos que lo que no consiguió el dictador Franco durante su larga estancia entre nosotros, lo quieren, y tal vez lo consigan, el de la guitarra, el del tabasco y el de la subida del chusco que engorda aunque no alimente.

         Hoy, no sé mañana, votaría a Alberto Garzón no por ser Alberto, sino porque Izquierda Unida, los demonios de Franco, obtuvo más de un millón de votos en las últimas elecciones generales.

         Y referente al otro ausente, el Registrador gallego, estuvo más presente que nunca porque gracias a su ausencia el que iba en camisa, Pablo, el que lucía chaqueta sin corbata, Pedro, y el encorbatado con ajustada chaqueta, Albert, jugaron a ser del inexistente “centro político” y no propusieron nada convincente a excepción de “socialista” Sánchez que una vez más cometió la estupidez de prometer la sustitución del Senado por un conjunto de califas de las autonomías españolas o semiespañolas, pero para más inri en Cataluña.

         Y así resultó que mientras los tres compinches que se han repartido mediante pactos infumables buena parte del poder de los citados califatos, compañeros pues de ideologías incorrectas, sumaban una audiencia que no llegó a los 800.000 escuchantes, el gallego sumó más de 2.000.000 de visitantes.

         Pero, por favor, no le den más vueltas al manubrio de la verdad, fue Alberto Garzón el que venció por la arrogancia de aquello que desean su extinción al igual que lo quiso el apellidado Bahamonde.



No hay comentarios:

Publicar un comentario